Información sobre vivienda y economía

Plan MAD-RE: Así se mejora la accesibilidad de los edificios, su eficiencia y su estado de conservación

El Ayuntamiento de Madrid ultima la concesión de las primeras ayudas del Plan MAD-RE (Madrid Recupera), centrado en 112 áreas de la ciudad. La asesora del Área de Desarrollo Urbano Sostenible, Pilar Pereda, explica a idealista/news las bondades de este plan de regeneración de edificios en zonas que se habían quedado obsoletas, y en los que se realizarán obra destinadas a mejorar la accesibilidad, reducir el consumo energético y de conservación del inmueble.

“El Plan MAD-RE ha venido para cambiar Madrid, ha venido para quedarse y para que todos podamos vivir mejor. Con esta iniciativa queremos recuperar los edificios más antiguos para recobrar la vida de los barrios y, en general, de toda la ciudad”, afirma Pilar Pereda, antes de pasar a resumir las características de las ayudas a la reforma y rehabilitación de los inmuebles.

Este plan de regeneración urbana afecta a 112 barrios de la capital que se han catalogado como áreas preferentes para impulsar la regeneración urbana, llamadas APIRU. Para definir estás zonas, el consistorio municipal ha tenido en cuenta criterios de vulnerabilidad, desde la edad de la edificación o su valor catastral al porcentaje de población sin estudios o porcentaje de población envejecida que reside en estos barrios.

Entre las zonas beneficiadas se encuentran los barrios de Embajadores, El Lucero, Los Cármenes, El Pilar, Bellas Vistas, San Isidro, La Elipa o Aluche; los cascos históricos de Aravaca, Manzanares, Carabanchel, Vicálvaro, Barajas y Hortaleza; y en un buen número de colonias como Villa Rosa, Urpisa, las Moreras, San Francisco Javier o San Fermín.

Todas las áreas suman una superficie en torno a las 3.550 Ha que supone el 38% de la población de la ciudad, alrededor de 1,3 millones de ciudadanos. “Un 40% de las viviendas en Madrid de más tres plantas no cuenta con ascensor en Madrid, lo que marca mucho la vida de las personas, sobre todo las más ancianas”, destaca Pereda. “Queremos que sea un plan ambicioso a largo plazo. Para este primer año, se ha contado con un presupuesto de 16 millones de euros. Para el próximo año, ya contamos con 24 millones y se está estudiando la posibilidad de ampliar las áreas del APIRU”, concreta la asesora del Área de Desarrollo Urbano Sostenible.

El Plan MAD-RE presenta tres prioridades: la mejora de la accesibilidad al edificio, ya sea con la instalación de ascensores, rampas y otros dispositivos; su conservación, relacionados con la estructura y cimentación del inmueble y la optimización de la eficiencia energética del edificio mediante la mejora de la envolvente, sistemas de climatización, ahorro de agua y la iluminación.

“De las más de 350 solicitudes recibidas hasta ahora, más de un 50% de ellas son para realizar obras que mejoren la accesibilidad, un 25% para mejorar la eficiencia energética y el resto para reforzar la conservación de los inmuebles”, resume Pereda.

La relación con las comunidades de vecinos

Estos planes de ayudas, ya sean municipales, autonómicos o estatales, han contado con la reticencia de los vecinos desde hace años. Con el estallido de la burbuja inmobiliaria y la crisis económica, que afectó de lleno a las arcas de las administraciones públicas, muchas de las subvenciones que se daban ‘a posteri’ de las obras nunca llegaron, y los vecinos han tenido que asumir el coste íntegro de las obras.

De hecho, una de las cosas que Pilar Pereda ha querido destacar es la capacidad de negociación que han tenido que desarrollar desde el Ayuntamiento para convencer a los vecinos de que estas ayudas son eficaces.

Nos costó vencer la desconfianza la desconfianza de los vecinos. En nuestro análisis de cómo hacer efectivas las ayudas, decidimos dar el 50% de las subvenciones a fondo perdido al inicio de la obra. Esto ha sido una parte importante para que las comunidades de propietarios hayan decidido realizar obras en sus edificios”, concreta la asesora del urbanismo.

“Tampoco cerramos estas ayudas a que las comunidades de vecinos puedan beneficiarse de otras ayudas como las ARRU (Áreas de Regeneración y Renovación Urbana). Queremos tener las solicitudes de ayudas resueltas en un plazo de tres meses, con lo que las primeras obras comenzarán a finales de 2016 o comienzos de 2017”, comenta Pereda.

¿Cuánta subvención se puede recibir?

Las subvenciones varían en función del tipo de obra que se vaya a realizar. Van desde ayudas al 70% de las obras de accesibilidad hasta un máximo de 10.000 euros por vivienda, a la cimentación y saneamiento, con una ayuda del 50% hasta un máximo de 6.000 euros por vivienda o conservación del edificio, con una 35% de financiación a fondo perdido hasta un máximo de 4.000 euros/vivienda.

Por el lado de la eficiencia energética se podrán acometer obras de mejora con ayudas de hasta un 60% para mejorar en dos letras las calidades de aislamiento y ahorro en el gasto de energía hasta un máximo de 8.000 euros/vivienda. También se incluyen subvenciones a los honorarios y al Impuesto de Construcciones, Instalaciones y Obras (ICIO) de hasta el 70%.

“Las comunidades de propietarios deben apostar por la rehabilitación porque necesitan mejorar sus condiciones de vida y sus condiciones de confort”, finaliza Pilar Pereda.