Información sobre vivienda y economía

El truco infalible para que el anuncio de una casa en venta triunfe: usar imágenes de drones

Fuente: Pixabay
Fuente: Pixabay
Autor: Lucía Martín (colaborador de idealista news)

Tiramos de fotos, a menudo de mala calidad, y de vídeos o presentaciones en 3D para dar a conocer nuestro producto en el mercado, pero la tecnología abre otra puerta. Los drones, que algunas promotoras y agencias ya utilizan, dan otra perspectiva al cliente de la casa o la nave a comprar.

Vivimos en la era de la imagen y ya sabemos que una imagen vale más que mil palabras. Todo nos entra por los ojos y si el anuncio de venta de tu inmueble debe responder a la realidad en lo que a descripción textual se refiere (ojo con utilizar determinados vocablos como “coqueto” que ya todo el mundo tiene asumido que significa que el piso es como la guarida de un gnomo), la imagen no solo debe ser fiel a la realidad, sino que tiene que estar cuidada al máximo.

Atrás quedaron aquellos tiempos en los que intentabas vender o alquilar tu casa con un anuncio sin foto. O con una foto del baño. O peor aún, con una foto del baño, sin luz y borrosa. Se trata de dar la mejor imagen de tu activo inmobiliario y de ahí la importancia de cuidar la calidad de la imagen (no, no todo el mundo sabe hacer fotos) y lo que quieres mostrar con ella: el ángulo de la foto, la hora del día a la que la haces (hay horas más recomendables que otras para tomar las imágenes), etc.

En Estados Unidos, de hecho, consideran que si tu casa se anuncia únicamente con fotos es que es “de poca calidad”. Y es que allí lo más común ya es el vídeo, que muestra con todo detalle cómo es tu vivienda por dentro y fuera. Aquí también es cada vez más común, también suele utilizarse la animación 3D, cuando se trata de promociones nuevas, para que el futuro comprador se haga una idea de los espacios.

Pero como todo en la vida, o evolucionas o mueres y más si la tecnología, que evoluciona a marchas forzadas, plantea otras posibilidades.

Y hablamos de drones: al otro lado del Atlántico ya se utilizan para anunciar la venta y alquiler de bienes inmuebles y aquí en España, alguna promotora lo está haciendo también. Por ejemplo, Inmoglaciar ha utilizado drones para la venta de algunas de sus promociones: “A partir de una determinada altura, cuarta o quinta planta, permite dar otro tipo de información como qué vistas va a tener el propietario de esa casa”, ha explicado durante unas jornadas inmobiliarias Ignacio Moreno, consejero delegado de la promotora Grupo Inmoglaciar, que actualmente está controlada por el fondo estadounidense Cerberus. En definitiva, se trata de dar mayor información para el potencial cliente y un plus en el argumentario de venta.

A nivel de venta de naves y de espacios de grandes dimensiones, todo lo relacionado con logística en definitiva, los drones ofrecen muchísimas posibilidades porque permiten que el cliente se haga una idea más real de cómo es (algo que es difícil conseguir simplemente con fotos cuando hablamos de grandes espacios). Suponen una nueva forma de presentar el producto inmobiliario, con imágenes de alta calidad.

Ahora bien, hay que tener en cuenta varios aspectos: por un lado, que en España no se permite sobrevolar con drones cualquier espacio. Además, la manipulación de drones requiere de una certificación, expedida por las autoridades competentes.

La Agencia de Seguridad Estatal Aérea (AESA) es el organismo responsable de la regulación y el control de los pilotos de drones en nuestro país. Si bien el uso recreativo de drones es libre (siempre y cuando el aparato no supere los dos kilos de peso en vuelo), para la promoción inmobiliaria se necesitará un dron de mayor tamaño, y con mejores prestaciones que el anterior (y la estructura para la cámara de vídeo y el sistema de mayor propulsión le dan mayor peso). Por lo tanto, requerirá de una certificación por parte de las autoridades.