Información sobre vivienda y economía

Las cinco reglas de oro para vender una casa antes que tu vecino

Autor: Redacción

Las viviendas de segunda mano están siendo las protagonistas indiscutibles de la remontada de las compraventas de casas en España. Al menos ocho de cada 10 operaciones se llevan a cabo sobre inmuebles usados y cada vez es más frecuente ver carterles de 'Se Vende' en las fachadas de los edificios.

En muchos casos, un mismo bloque cuenta con varios pisos en venta, por lo que es necesario elaborar un buen plan para destacar frente a los vecinos y lograr cerrar la operación con éxito.

¿Cómo conseguirlo? Según la red Alfa Inmobiliaria, estas son las cinco claves: precio, plazo disponible para realizar la venta, y plan de marketing, plan de promoción y venta y visita a la vivienda. Resumimos en qué consiste cada una:

1. El precio de venta debe ser adecuado

El factor determinante a la hora de cerrar la transacción es el precio. No podemos olvidar que hay varios factores que determinan cuánto cuestan las casas: además del mercado, influyen las características de un inmueble (no es lo mismo uno de dos habitaciones que otro de cuatro), su ubicación, el estado real de la casa, la percepción que transmite... Es importante sacarla al mercado a un precio razonable, ya que "si se opta por un precio superior al adecuado la vivienda 'se quema' y se termina vendiendo por un precio inferior a su valor si no se va ajustando", explica Alfa Inmobiliaria. 

Una forma de saber el precio justo de una casa es usar plataformas online que usan el 'bog data' para realizar valoraciones, que suelen costar en torno a 20 euros. También está la opción de acudir a una agencia inmobiliaria tradicional. 

2. Determinar el plazo de venta

El precio no es la única variable importante a la hora de vender una propiedad: en la ecuación también importa el factor tiempo. Si el vendedor tiene prisa por vender la casa, lo más razonable es que ajuste el precio desde el principio. Si no, al menos tiene que determinar un plazo de tiempo para ir reajustando el precio: tres meses, seis meses..., aunque no se recomienda que el plazo exceda de medio año.

"En ese tiempo habrá que hacer ajustes de precio hasta que finalmente se venda. No olvidemos que el precio de venta siempre lo pone el mercado", explica la red de agencias inmobiliarias. Actualmente se tarda de media unos ocho meses en vender una vivienda. 

3. Preparar la casa: reformas, pequeños retoques...

Antes de comercializar la casa es importante analizar sus cualidades (ventajas, desventajas...), así como analizar el perfil de los potenciales compradores. Todo ello nos servirá para elegir de qué forma se debe promocionar la vivienda, el precio adecuado y saber si conviene realizar algún tipo de reforma antes de ponerla a la venta. Por ejemplo, cambiar las ventanas por unas eficientes, renovar los suelos, las cortinas, las puertas...

En este punto entra en juego el llamado 'home staging', que se basa en preparar la casa para sacarla al mercado. La presentación es clave a la hora de vender y hay que intentar que el potencial comprador pueda imaginarse viviendo allí. Aplicando algunas técnicas sencillas, se puede vender una casa hasta ocho veces más rápido. 

4. Promocionar la venta

Hay diferentes maneras de promocionar una vivienda a la venta, y siempre es recomendable utilizar el poder de Internet. Por ejemplo, poner un anuncio en portales inmobiliarios como idealista y utilizar las redes sociales. Es esencial describir bien la vivivienda, añadir buenas y muchas fotografías, incluir un video, apostar por la realidad virtual y el 3D...  [Consulta aquí algunos consejos para describir bien un inmueble]

5. Preparar la visita

"Siempre decimos que, en los primeros 90 segundos, un comprador sabe si está interesado en la vivienda o no", explica Alfa Inmobiliaria. Es decir, en apenas minuto y medio hay que enamorar a los potenciales compradores. Por eso, y tras realizar los ajustes estéticos correspondientes que veíamos en el punto tres, también es necesario que huela bien, que no esté demasiado oscura, que tenga una buena temperatura, que no sufra ruidos importantes... Si no estamos atentos a todos esos detalles, insiste la red de agencias inmobiliarias, "es muy improbable que surja el flechazo".