Información sobre vivienda y economía

Blackstone pone a la venta un edificio VPO en la Diagonal de Barcelona por más de 30 millones

Google Maps
Google Maps

El gigante estadounidense Blacktone no cesa en su objetivo de sacudir el sector inmobiliario español. El fondo acaba de sacar al mercado, en el marco de la venta de una cartera con más activos, un edificio residencial de VPO en plena Diagonal de Barcelona por más de 30 millones de euros, tal y como han explicado fuentes cercanas a la operación a idealista/news.

El edificio está ubicado en el número 75 de la Avenida Diagonal y cuenta con 181 viviendas de sólo una habitación. El activo, destinado al alquiler asequible, es propiedad de la socimi Fidere, que controla el fondo en España.

El inmueble, además, consta de 179 plazas de garaje que se sitúan en las 3 plantas sótanos, se terminó de construir en 2011, está ocupado al 100% y cuenta con 7.800 m2 de superficie.

La venta de este inmueble se enmarca en una cartera de viviendas que sacó al mercado Blackstone el pasado abril. En concreto, el fondo está estudiando traspasar al menos 10 edificios residenciales. 

Actualmente Fidere gestiona una cartera de unas 9.000 viviendas, siendo la segunda socimi de referencia en el mercado de la vivienda. Solo le supera Testa Residencial, que también está en manos de Blackstone y controla cerca de 11.000 casas.

El proceso de venta incluye viviendas y oficinas, con un valor conjunto que podría alcanzar los 600 millones de euros. Los planes del fondo pasan por traspasar viviendas libres ubicadas en diferentes municipios de Madrid, así como Barcelona y Guadalajara, si bien ninguno de los edificio forman parte de los que se adquirieron a EMVS, por lo que no entran en la venta los que están ubicado en Madrid ciudad.

Estos edificios, en los que Blackstone ha invertido en reformas y por los que espera obtener unas plusvalías, contarán con un nuevo propietario en los próximos dos o tres meses, si bien el fondo ya ha empezado a recibir las primeras ofertas por esta cartera.

Los potenciales compradores de edificios residenciales reformados son inversores profesionales como aseguradoras o fondos de pensiones, que son actores que miran más al largo plazo y evitan el riesgo, de ahí que busquen rentabilidades más moderadas que fondos como Blackstone.