Información sobre vivienda y economía

Estas cabañas prefabricadas perdidas en el bosque generan su propia energía y repelen el calor

Studio 3A|Nelson Garrido
Studio 3A|Nelson Garrido
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Las casas prefabricadas siguen dando de qué hablar, y casi cada día, aparece un nuevo y original ejemplo de creatividad y diseño en este sector. Es lo que ocurre con estas impresionantes cabañas portuguesas, bautizadas como ‘Cabanas in Comporta’ creadas por el Studio 3A de Lisboa.

El proyecto nació como un reto cuando un cliente les solicitó ayuda para desarrollar un proyecto residencial privado en Comporta, un pequeño pueblo de la costa portuguesa, no muy lejos de la capital lusa. 

Su petición era muy sencilla: “Quiero que este lugar sea mi retiro, dame una cama y una bañera y estoy feliz". Aunque parecía fácil, los arquitectos tuvieron que emplearse a fondo para encontrar una fórmula que mantuviese la casa fresca durante los el estío, de forma económica y ecológica, en un entorno donde el calor veraniego puede dar lugar a temperaturas muy altas. Finalmente, decidieron utilizar estrategias solares pasivas y un aislamiento eficiente para mitigar el aumento de calor generado por la exposición solar. “Implementamos varias estrategias sostenibles para reducir la sensación de calor, como los voladizos calculados frente a las ventanas principales, los paneles de ventana de baja emisividad y un sistema de protección solar tensado entre los módulos de la cabaña", señalan en su página web.

Studio 3A no trabajó solo en este proyecto, sino que se asoció con el estudio de diseño Mima Housing, que se encargó de prefabricar los módulos, utilizando paneles sándwich de tableros de fibra orientada y juntas de madera. Para garantizar la sostenibilidad y el respeto al entorno, las construcciones se remataron con paneles solares, que pueden generar casi toda la energía que necesitan sus habitantes, y las fachadas están revestidas de madera carbonizada con la técnica japonesa de Shou Sugi Ban, que garantiza un acabado duradero y sin mantenimiento.

El diseño se basa en la utilización de elementos modulares de tres tipos, cada uno de ellos dedicado a una función. El ‘módulo íntimo’ está diseñado para albergar el dormitorio y el baño. El ‘módulo social’ es el adecuado para la vida diurna, en el que, además, existe espacio suficiente para instalar una piscina al aire libre. Por último, el ‘módulo de servicio’ tiene las características adecuadas para servir como espacio de almacenamiento o garaje.

“El resultado final son cuatro cabañas negras que se sientan cómodamente en medio de los pinos silvestres, invitándote a respirar, relajarte y sumergirte en la belleza natural que rodea”, explican los arquitectos.