Información sobre vivienda y economía

BBVA: La ley hipotecaria ha provocado volatilidad y un verano convulso para el sector inmobiliario

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

La esperadísima entrada en vigor de la ley hipotecaria está teniendo unos claros efectos en el mercado de la vivienda... aunque en estos primeros meses el impacto está siendo negativo.

Según BBVA, la nueva normativa ha sido la responsable de que el mercado de la vivienda haya vivido un verano convulso y volátil, y ha puesto sobre la mesa el deterioro de la venta de casas, la firma de hipotecas o la confianza de los consumidores. Unas variables que también están sufriendo los efectos de la ralentización económica y la inestabilidad política. 

"Buena parte de los determinantes de la demanda siguen siendo favorables para el sector inmobiliario. La economía continúa creando empleo, si bien en los últimos meses se aprecia una moderación del crecimiento de los afiliados a la Seguridad Social, y las condiciones financieras continúan siendo atractivas para aquellos que requieren financiación ajena a la hora de adquirir una vivienda. Además, los salarios pactados en convenio mantuvieron su crecimiento. Sin embargo, otros determinantes de la demanda no mostraron una evolución tan positiva", sostiene la entidad financiera.

En concreto, el banco pone sobre la mesa el repunte del paro en octubre, el deterioro que está sufriendo la confianza de los consumidores y el pesimismo de los hogares respecto a la evolución de la situación económica. Además, recalca que en los nueve primeros meses del año las compraventas de viviendas registran una caída interanual del 4,4%, según los datos de los notarios, mientras que la firma de hipotecas ha reducido a un testimonial 0,4% el repunte en lo que llevamos de año. 

BBVA también recalca que el freno se está produciendo también en el lado de la oferta. Por ejemplo, la actividad constructora está perdiendo tracción (los visados de obra nueva cayeron un 14% interanual en julio) y el indicador del clima de la construcción residencial que elabora el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo refleja refleja un estancamiento del sentimiento del empresariado en torno a la evolución del sector. Sin olvidar que se está reduciendo la superficie media de los terrenos que se están transaccionando y que las previsiones también apuntan a un freno de la inversión en vivienda. 

En lo que se refiere al precio de la vivienda, la entidad resalta la estabilidad. El precio está creciendo a un ritmo más moderado que en los trimestres previos, aunque sigue registrándose una gran heterogeneidad regional. "El precio de la vivienda en España se muestra un 12,5% superior al mínimo alcanzado durante la crisis y esta diferencia es positiva en todas las comunidades autónomas. Sin embargo, las mayores subidas desde mínimos son las de Madrid y Baleares, de casi el 32%, y la menor la de Castilla y León, del 0,5%", aclara el informe.

De cara a la recta final del año, el mercado espera un repunte de la actividad del sector residencial, aunque está por ver si finalmente en 2019 se cumplirán previsiones y si la vivienda es capaz de mantener el ritmo de mejora de los ejercicios previos.