Información sobre vivienda y economía

La inmobiliaria de viviendas de lujo Promora logra cerrar seis operaciones durante el confinamiento

Agencia de Promora en Aravaca (Madrid) / Promora
Agencia de Promora en Aravaca (Madrid) / Promora
Autor: Redacción

Dentro del especial “Los profesionales al detalle” entrevistamos a Promotora, que ha conseguido firmar cinco operaciones de compraventa y un contrato de alquiler, a pesar de que sus cuatro oficinas permanecen cerradas desde el pasado 14 de marzo. La compañía liderada por Gonzalo López van Dam ya prepara su vuelta a la actividad, resta importancia a la tecnología en la venta de casas en el sector de lujo y vaticina un reajuste de los precios a medio plazo, aunque descarta una bajada de estos en un futuro inmediato.

España sigue confinada en sus hogares y la actividad empresarial hiberna a la espera de poder volver al trabajo. El inmobiliario, uno de los sectores más afectados por el covid-19, también diseña su reentrada en el escenario laboral, mientras combate en el presente las consecuencias negativas de esta pandemia. El segmento del lujo tampoco se ha librado de este golpe y un claro ejemplo es Promora.

La inmobiliaria con una gran reputación en la venta de viviendas de alto standing ha tenido que tomar medidas drásticas para frenar el avance de la crisis económico en su negocio. “La congelación de nuestros ingresos se ve compensada, en parte, con la reducción temporal drástica de nuestra inversión en publicidad, negociación de rentas con nuestros caseros y el ERTE al que nos hemos acogido”, explica a idealista/news López van Dam. Esta serie de actuaciones son sólo una consecuencia del parón total que ha sufrido no sólo la compañía, sino todo el sector. “Sólo avanzamos con aquellas operaciones que teníamos pendientes, algunas se están viendo retrasadas, otras avanzan con muchísimas dificultades y lentamente, otras se han perdido incluso teniendo contrato de arras firmados”, afirma en este sentido.

Pero no todos son malas noticias para la compañía. Durante estos más de 40 días de confinamiento, Promora puede presumir de haber cerrado seis operaciones. “Hemos firmado cinco operaciones de venta y una de alquiler, pero todas estaban ya acordadas antes del estado de alarma”, afirma el primer espada de la inmobiliaria.

En la actualidad, la agencia ha conseguido adaptarse a esta nueva situación, pero López van Dam reconoce que han pasado por varias etapas hasta llegar a este punto. “La primera de asombro y tal vez de algo de desorientación por falta de información oficial y concreta, inmediatamente después entramos en una etapa muy activa de comprensión para la cual nos pusimos en contacto con gente de todos los sectores para obtener más información y hacer nuestro propio análisis. Luego una etapa de reflexión profunda para entender el alcance de todo esto durante el estado de alarma y ahora estamos diseñando nuestro protocolo de vuelta al trabajo para cuando toque”, asevera.

A pesar del parón de la actividad provocado por el coronavirus, Promora afirma que ha mantenido un contacto muy estrecho con sus clientes para conocer sus preocupaciones y resolver sus dudas. “Intercambiando impresiones y analizamos datos para saber sus expectativas para cuando esto termine”, narra López van Dam.

Además, desde Promora descartan cambios significativos a la hora de vender y alquilar viviendas en el segmento de lujo después del confinamiento. “En nuestro nicho siempre hay que ver la vivienda para seguir con el proceso de compra/alquiler y, la tecnología, aunque es ya muy avanzada e interesante, no es suficiente si no va acompañada de una visita física. No vemos un cambio sustancial, de hecho, las ventas nuevas se han paralizado totalmente”, explica en esta línea.

Eso sí, el líder de la compañía sí atisba cambios en los precios y en la actividad del sector, aunque no puede fijar una fecha en la que se recupere el ritmo de cierre de operaciones precovid-19. “Durante los tres primeros meses después de la apertura, los propietarios defenderán sus posiciones (precios), que quedaron congelados el 15 de marzo. Mientras, los compradores y arrendatarios saldrán al mercado esperando bajadas sustanciales que no se van a dar, al menos de manera generalizada, lo que provocará un escenario temporal ‘frío y gris’ que irá mejorando a medida que las partes involucradas (vendedores, compradores y arrendatarios) comiencen a ponerse de acuerdo”, explica López van Dam.

Hasta que se alcance este escenario, las inmobiliarias se mantienen expectantes a las medidas que el Gobierno central pueda aplicar para apaliar la crisis económica originada por el covid-19. En este sentido, Promora cree que las ayudas del Ejecutivo son buenas, pero lamenta un plan concreto para su sector. “Las medidas tienen cierto sentido, aunque nos apena que las medidas (como el abonar a tiempo las cuotas a los empleados) no cumplan los plazos, algo vital en todos los sectores. Además, echamos de menos un plan específico para el sector inmobiliario, aunque entendemos que es muy complejo diseñar un plan para cada actividad en tan poco tiempo. Lo importante, insisto, es que cumplan plazos rigurosamente”, asevera el primer espada de la compañía.