Información sobre vivienda y economía

Ojo con los falsos seguros de impago del alquiler: las claves para contratar uno con plenas garantías

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

La crisis del coronavirus está impulsando la llegada al mercado de seguros de impago del alquiler fraudulentos y su contratación por parte de los propietarios, que buscan una manera de proteger los ingresos que logran de las rentas de sus inmuebles. 

Según las cifras que maneja el Observatorio Español del Seguro del Alquiler (OESA), la proliferación de estos falsos seguros de impago podría afectar a unos 50.000 propietarios, que se encontrarán sin coberturas ante un problema de morosidad de su inquilino. Y no podemos olvidar que en apenas dos meses se están disparando los impagos del alquiler, alcanzado el 15%, según la asociación de propietarios ASVAL.

"El covid-19 está poniendo al descubierto el problema de los falsos seguros. Se comercializan como seguros que cubren los impagos llegando, incluso, a garantizar la renta mensual. Suelen acogerse a campañas de difusión masivas que llevan a engaño, pero la realidad es que no están respaldados por ninguna compañía aseguradora, por lo que en caso de impago de rentas no es posible asegurar ni garantizar el pago al propietario", explica el observatorio, que insiste en que pueden quedar desprotegidos. "Estos productos se venden enmascarados con los apelativos de seguros, garantías, pólizas o similares. El propietario lo adquiere como si fuera un seguro emitido por una compañía supervisada, pero no es así”, sostienen desde el observatorio. 

Con el fin de evitar que se contraten este tipo de productos fraudulentos y que el propietario sepa cómo hacerlo con plenas garantías, el observatorio insiste en la necesidad de comprobar que la empresa que ofrece el seguro está registrada. 

"Las únicas garantías que pueden cubrir el impago de la renta del alquiler con absoluta solvencia son los seguros de impago creados por las compañías de seguros registradas en la Dirección General de Seguros y comercializados directamente por ellas, a través de corredores, agentes exclusivos o colaboradores externos. Dichas aseguradoras están sometidas a Solvencia II, que acredita fondos suficientes para operar y pagar indemnizaciones por exigencia de la Dirección General de Seguros", explica el organismo. En este buscador del Ministerio de Economía se puede realizar la comprobación. 

Además, ofrece unos consejos prácticos a tener en cuenta:

1. Revisar qué y quién está detrás del producto. Desde OESA recomiendan analizar las campañas de publicidad y resto de mensajes, especialmente si son muy llamativos o insistentes. Así, recomienda investigar en internet y evitar contratos con empresas o marcas con críticas fundadas de los usuarios, ya que algunas incluso han tenidos problemas legales, según el estudio. Ante la duda, el consejo es comprobar en el buscador si la empresa está registrada. 

2. Sospechar de productos que pagan siempre un determinado día del mes y gestionan completamente el alquiler. El observatorio asegura que "algunos son casos de venta piramidal en los que las incidencias se pagan con las nuevas ventas. Pero no son empresas con solvencia comprobada a través de la Dirección General de Seguros". 

3. Sosepchar de los precios agresivos. También pide estar alterta de aquellos productos con un precio demasiado competitivo respecto al mercado y que además solicitan pocas exigencias para los inquilinos, o de aquellos que afirman que no tienen morosidad.

4. Comprobar antes de contratar. Otra recomendación es revisar detenidamente la web de presentación y venta del producto y comprobar que trabaja con compañías aseguradoras.

5. Una aseguradora o empresa de seguros debe estar detrás de la póliza. Es clave comprobar que el vendedor es la propia aseguradora, un mediador de seguros (corredor y agente de seguros) o colaborador externo con formación homologada. Entre las compañías más habituales están Arag, DAS, Mutua de Propietarios y Allianz.

6. Comparar el mercado. OESA asegura que un punto a favor es que la página disponga de un simulador o comparador que facilite el precio del seguro con las diferentes aseguradoras del mercado, igual que sucede por ejemplo con los seguros de los vehículos.

7. Solicitar una comparativa de las coberturas. Y es que el observatorio recuerda que no todas las aseguradoras ofrecen lo mismo. "Meses de rentas, abogado, procurador, actos vandálicos... ¿Hay franquicia? ¿Hay carencia?", insiste.