Información sobre vivienda y economía

Un tercio de los españoles quiere cambiar de vivienda por la crisis del covid, según EAE

La escuela de negocios repasa las nuevas preferencias a la hora de valorar las casas y buscar otras

Autor: Redacción

Son muchos los estudios que se han publicado en los últimos meses sobre el impacto que han tenido la pandemia sanitaria y sus respectivos confinamientos en la forma que tienen las familias de valorar sus viviendas.

Y el último de ellos llega de la mano de EAE Business School, basado en encuestas realizadas a finales del año pasado. De las respuestas de los encuestados la escuela de negocios internacional saca varias conclusiones y una de ellas es que un tercio de los españoles quiere cambiar de vivienda, sobre todo quienes viven en pisos que ni siquiera cuentan con balcón.  

“Las nuevas necesidades derivadas de los cambios en los hábitos de vida y las prácticas laborales están impulsando nuevas demandas en el tipo de vivienda. Ahora se prioriza tener un espacio exterior, ya sea terraza, balcón o jardín, tener más espacio en el interior de la vivienda (vivir en el campo o cerca del mar) y que permita vivir de una forma más saludable", explica Pablo Contreras, autor del estudio y profesor de EAE Business School.

No obstante, el interés por mudarse a un nuevo hogar queda diluido en la mayoría de los casos porque, según afirman los encuestados, no se pueden permitir cambiar de vivienda. De hecho, la escuela de negocios afirma que solo un 8,7% de los ciudadanos tiene intención real de cambiar de vivienda en un futuro próximo.

La crisis del coronavirus también ha alterado los factores que más valoran las familias a la hora de elegir una vivienda. Y es que, si antes de la llegada del covid-19 buscaban vivir en una ciudad, y preferiblemente en una zona céntrica, ahora el interés se está trasladando a las afueras de las grandes urbes, e incluso a localidades más pequeñas, que cuentan con inmuebles de mayor tamaño a un precio inferior.

De hecho, la gran prioridad de los consumidores es contar con una terraza, un balcón o un jardín, según ha manifestado el 45% de los encuestados. A ese deseo por disponer de espacio exterior le siguen tener más m2 interiores en la casa (40,8%), vivir en el campo o cerca del mar (40,8%) y que permita a la familia vivir de una manera más saludable (40,5%). Otro de los factores que ha entrado en escena la preferencia sobre la ubicación: actualmente, uno de cada tres consumidores afirma que quiere vivir lejos del centro de la ciudad o en una localidad más pequeña.

Y otro elemento muy destacado es la necesidad de contar con un espacio concreto y apropiado para el teletrabajo, una condición que destaca uno de cada cinco ciudadanos.

“El teletrabajo ha reducido la necesidad de disponer de una vivienda cercana al puesto de trabajo lo que ha impulsado el deseo de reubicar el domicilio en zonas rurales o periféricas de las ciudades. La pandemia ha cuestionado el valor de vivir en zonas céntricas y ha generado una mayor necesidad de más amplitud de espacio en el hogar y de la disposición de lugares seguros para vivir, minimizando con ello el riesgo de contagio. El desplazamiento a las segundas residencias que se ha producido en muchos casos es indicativo de esta tendencia”, concluye Contreras.