Información sobre vivienda y economía

El stock de vivienda nueva sin vender apenas se mueve en 2020: descubre dónde ha subido o bajado

Vista de la ciudad de Alicante. En la provincia se encuentra uno de los mayores stocks de obra nueva sin vender / Freepik
Vista de la ciudad de Alicante. En la provincia se encuentra uno de los mayores stocks de obra nueva sin vender / Freepik

La crisis del coronavirus ha afectado a la absorción del stock acumulado de vivienda nueva que se lleva produciendo desde 2010. A cierre de 2020, el stock de obra nueva sin vender se quedó en 456.918 unidades, apenas un 0,04% menos que en 2019.  De hecho, en tres importantes mercados como Madrid (4,1%), Cataluña (2,2%) y Andalucía (0,4%), las casas nuevas sin vender aumentaron el año pasado, mientras en Cantabria, Extremadura y Navarra mantienen un stock nulo, según la estadística anual del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana.

Pese a que la cifra de stock se va reduciendo año a año desde 2010, el descenso de 2020 es el más bajo de los últimos 10 años, con ese -0,04%, afectado claramente por las consecuencias de la crisis del coronavirus, en cuanto a la paralización del sector y las medidas de confinamiento y restricciones al movimiento de las personas para frenar al virus del covid-19.

Las 456.918 viviendas nuevas sin vender que aún se mantienen en stock suponen casi un 30% menos (exactamente un -29,6%) desde los máximos alcanzados en 2009, tras el pinchazo de la burbuja inmobiliaria, con casi 650.000 casas de obra nueva sin vender (un total de 649.780 unidades).

Tres comunidades autónomas, Comunidad Valenciana, Cataluña y Andalucía, acaparan el 50% del actual stock de vivienda nueva sin vender con cerca de 228.500 unidades, según la estadística anual del Mitma. De estas tres, Cataluña (77.327) y Andalucía (67.892) aumentaron su stock en un 2,2% y un 0,45% más, respectivamente. La Comunidad Valenciana (83.263), que sigue siendo las que más casas nuevas sin vender acumula rebajó su stock un escaso 0,38%.

Junto a las regiones catalana y andaluza, Madrid (45.071) registró el mayo alza del stock en 2020, con un incremento del 4,1%.

Otras regiones como Castilla-La Mancha (39.032), Castilla y León (31.342) o Canarias (30.073) también superan las 30.000 unidades de stock sin vender. Por el lado contrario, País Vasco (2.766) y Baleares (7.394) lideraron las caídas del año pasado con un 13% y un -8,7%, respectivamente. Pero hay que destacar que Cantabria, Extremadura y Navarra tenían el pasado año un ‘stock’ nulo, al igual que años anteriores. La provincia de Vizcaya es la otra región que tampoco ha aumentado en casas nuevas sin vender. El Mitma recuerda en el estudio que “stocks nulos no significan que no existan viviendas nuevas sin vender, sino que su número no ha aumentado desde el 1 de enero de 2004”.

Madrid, Barcelona y Alicante, las provincias con mayor stock

Sin hacemos zoom al nivel provincial, ocho provincias concentran el 50% del stock de vivienda nueva sin vender: Madrid (9,9%), Barcelona (9,4%), las tres provincias valencianas -Alicante (8%), Castellón (5,4%) y Valencia (4,7%), junto a Toledo (4,5%), Murcia (4,4%) y Santa Cruz de Tenerife (3,7%).

Los mayores descensos se dieron en Huelva (-35,5%), Guadalajara (-21%), Huesca (-13,6%), Guipúzcoa (-13,4%) y Álava (-13,2%), mientras que aumentaron, sobre todo, en el año de la pandemia en Sevilla (5%), Cádiz (4,4%), Madrid (4,1%) y Barcelona (3,9%).

La cuenta pendiente: la absorción de ese stock de obra nueva sin vender

Poniendo en contexto estos datos, toca analizar el peso de estas viviendas nuevas sin vender sobre el parque residencial. El actual stock representa el 1,8% del total del parque de viviendas en España. Las comunidades autónomas con una mayor acumulación de stock sobre su parque de viviendas se encuentran en La Rioja (4,4%) y Castilla-La Mancha (3%), seguido por Canarias (2,8%), Comunidad Valenciana (2,6%) y Murcia (2,5%) por encima de la media nacional. Todo lo contrario que las ya citadas de Navarra, Cantabria y Extremadura con stock nulo, o el 0,26% de País Vasco.

Por provincias, muchas de las que cuentan con mayor stock de obra nueva sobre su parque de viviendas se encuentran en la costa mediterránea, como Castellón (5,8%), Almería (4,2%) y Alicante (2,8%) o Murcia (2,5%), junto a las provincias canarias de Santa Cruz de Tenerife (3,3%) o Las Palmas (2,4%). Pero también en provincias de interior como Toledo (4,9%), La Rioja (4,3%), Ciudad Real (3,8%) y Lleida (3,7%) o Teruel (2,8%).

En las provincias con grandes núcleos urbanos, como son Sevilla (1,7%), Barcelona (1,6%), Madrid y Valencia (ambos con un 1,5%), Zaragoza (1,4%) o Málaga (0,67%), el stock de obra resulte equilibrado dado el amplio parque de viviendas existente en dichas provincias.

El 75% de los 25,8 millones de viviendas en España son hogares principales

En otra estadística del Mitma, se confirma que el parque de viviendas en España sigue creciendo y al cierre de 20202 alcanzó por primera vez los 25,8 millones de unidades, apenas un 0,3% interanual más, pero que son 88.700 viviendas más que en 2019.

Del total de viviendas que había en España, Algo más de 19,4 millones de casas, alrededor del 75 % son viviendas principales, mientras que el resto, unos 6,5 millones, pasan a ser viviendas secundarias. Desde que ministerio encargado de la vivienda tiene datos, a partir de 2001, el parque de viviendas en España se ha incrementado en más de un 23%.

Como es obvio, con el impulso de boom inmobiliario, entre 2001 y 2010, se pasó de 21 a 25 millones de viviendas. Y es que el promedio de viviendas que añadían al parque estatal en esos años era de 452.500 unidades al año. En los últimos 10 años (2010-2020), el parque de viviendas ha seguido creciendo, pero de forma mucho más moderada, sin sobrepasar todavía la cifra de los 26 millones de casas.

Durante el pasado año, y siguiendo la tendencia de los últimos tiempos Andalucía (4,4 millones), Cataluña (3,9 millones), Comunidad Valenciana (3,2 millones), y Madrid (3 millones) cuentan con el mayor número de viviendas.

Las comunidades con un mayor peso de la vivienda principal sobre la secundaria se ven en Madrid (89,4%), País Vasco (86,5%), Canarias (83%), Navarra (81,9%) o Cataluña (81,4%). La vivienda secundaria tiene sus rangos más altos en Castilla y León (40%), Castilla-La Mancha (34,8%), Comunidad Valenciana (35,2%), Extremadura (33,1%) o Murcia (32,5%).

A nivel provincial, Álava (90,2%) y Barcelona (89,5%) superan al dato de Madrid (89,4% como uniprovincial), por delante de Guipúzcoa (87,7%), Vizcaya (84,6%), Las Palmas (84,2%) o Sevilla (83,5%).

Ávila y Teruel son las dos únicas provincias españolas donde las viviendas secundarias suponen mayor cantidad que las principales, con un 58,9% y un 50,1%, respectivamente. Otras provincias con importantes datos de vivienda secundaria se dan también en Castilla y León como en Soria (48,5%), Segovia (48,4%), Salamanca (42,1%), Zamora (41,7%), Burgos (41,1%), pero también en Cuenca (47,7%), Ourense (44,6%), Castellón (41,8%) o en Huesca (41,5%).