Información sobre vivienda y economía

Delrieu (AEB): "La nueva ley hipotecaria necesita complementarse con políticas efectivas para el alquiler"

Autor: Redacción

El mercado se prepara para dar la bienvenida a la nueva ley hipotecaria. Una normativa que tiene por objetivo reforzar la transparencia y la seguridad de los clientes bancarios, y que llega casi tres años más tarde de lo esperado.

A la espera de que el texto consiga el visto bueno definitivo en el Senado, desde la patronal bancaria aplauden la llegada de la nueva ley, aunque alertan de que algunas de sus características tendrán un impacto para el sector financiero y los préstamos para la compra de vivienda que se formalicen en el futuro.

Según ha explicado en inmonext Barcelona 2019, la jornada de reflexión inmobiliaria de referencia, Juan Carlos Delrieu, director de estrategia y análisis de la Asociación Española de Banca (AEB), "hay algunas novedades que no afectan a la banca y benefician al consumidor, como tener que acudir al notario antes del día de la firma de la hipoteca, o la eliminación de las cláusulas abusivas. No obstante, algunas medidas tienen un fuerte impacto para los bancos". 

La patronal bancaria reconoce que la mayor seguridad y protección a los clientes vendrá acompañada de una restricción crediticia y un encarecimiento de las hipotecas. Por eso, la clave será complementar la nueva normativa con políticas efectivas de vivienda social y un mercado del alquiler fuerte, sobre todo para cubrir las necesidades de las nuevas generaciones.

"Los jóvenes van a alterar la relación con el sector y es innegable que las ciudades van a seguir atrayendo talento, por lo que habrá que ver si la ley hipotecaria tiene que ir acompañada de una política social. En este país porque carecemos de una política efectiva de vivienda social", ha recalcado Delrieu.

Durante su exposición, el director de estrategia y análisis de la AEB también ha querido recordar la importancia del mercado hipotecario en España. "El crédito hipotecario fue diseñado en los años 60 y el mérito de este mercado es que el 78% de las familias tiene una vivienda en propiedad", ha señalado, aunque ha puntualizado que "esta materia es un instrumento vivo que necesita adaptarse a los nuevos tiempos".

Delrieu también ha aprovechado su intervención para hacer un guiño al momento que vive el mercado. Ha recordado que el buen entorno económico viene acompañado del crecimiento inmobiliario, que se basa en un sector más profesionalizado, en una banca más sana y más responsable, y en una concesión de hipotecas que es un 40% inferior a las ventas de viviendas. Unos factores que permiten marcar distancias con la época del boom y el estallido de la crisis, sobre la que hizo esta reflexión: "el desempleo pasó del 8% al 26% en un momento de sobreendeudamiento de familias y empresas. Ni el mejor sistema hipotecario del mundo podría haberlo aguantado".