Información sobre vivienda y economía

Así ha cambiado la crisis las principales partidas de los Presupuestos Generales del Estado

El Gobierno ya ha presentado el Proyecto de Ley de los Presupuestos Generales de 2017 y lo ha hecho lanzando este mensaje: son unas cuentas que pretenden impulsar el crecimiento y la generación de empleo, que se centran en el gasto social y que sitúan a España en el principio del fin del déficit excesivo.

Para elaborar las cuentas públicas, el Ejecutivo ha tenido en cuenta un crecimiento del PIB del 2,5%, la creación de medio millón de empleos y una recaudación impositiva superior a la lograda en 2007.

El Estado financiará todos sus gastos con impuestos, cotizaciones a la Seguridad Social y otros ingresos adicionales, y ya tiene claro a qué destinará cada euro. Mientras a la vivienda solo dedicará un 0,1% del presupuesto, a las pensiones irá destinado el 40%. El desempleo y los intereses de la deuda también ocupan un papel protagonista en el documento, mientras que ha mermado el dinero el destinado a construir nuevas infraestructuras.

A las pensiones van destinados nada menos que 139.647 millones de euros, lo que representa el 40,7% del gasto total. Dicho de otro modo: casi 41 de cada 100 euros del Presupuesto de 2017 irán destinados a pagar las pensiones de jubilación, orfandad, viudedad o discapacidad. En 2007, la dotación a este fin era inferior a 91.500 millones de euros. En apenas una década, esta partida se ha disparado un 52%. En 2009 fue la primera vez en que la dotación superó los 100.000 millones de euros, mientras que en 2015 superó la barrera de los 130.000 millones y ya roza los 140.000 millones. “El creciente aumento de las pensiones es consecuencia de la revalorización del 0,25%, el aumento del número de pensionistas y el incremento de la pensión media de los nuevos beneficiarios”, explica el Ministerio de Hacienda.

El desempleo es otra de las partidas más cuantiosas: el pago de las prestaciones a los parados y las ayudas a las familias con pocos recursos se comen este año 18.318 millones de euros, el 5,3% del gasto total. A pesar de que antes de la crisis, el Estado no pagaba más de 15.000 millones de euros anuales por este concepto (es decir, ha subido en una cuarta parte), lo cierto es que la caída del paro de los últimos tiempos ha permitido reducir esta partida en los últimos tres Presupuestos. En 2010 y 2011, coincidiendo con el récord de cinco millones de parados, se destinaron casi 30.000 millones de euros a este fin, lo que llegó a representar el 9% del gasto en los Presupuestos de dichos ejercicios. Las cifras más recientes del Ministerio de Empleo sitúan el número actual de parados registrados en 3,7 millones.

El pago de los intereses de la deuda es otro de los gastos más importantes al suponer hasta un 9%. En concreto, su dotación alcanza los 32.171 millones de euros, una cifra un 3,9% inferior a la del año pasado, pero que se ha desbocado más de un 100% desde 2007. Por aquel entonces, los Presupuestos ‘apenas’ destinaban 16.000 millones de euros a este fin. En 2013, después de la última gran crisis del mercado de deuda que llevó al bono español hasta el 5% a corto plazo y al 7%a largo plazo, cuando esta partida tocó máximos en casi 38.600 millones de euros.

Otra de las partidas más importantes de los Presupuestos es la dedicada a las infraestructuras. En este ejercicio, la dotación de esta partida alcanza los 5.392 millones de euros, lo que arroja un fuerte recorte respecto al ejercicio anterior, cuando se presupuestaron cerca de 6.000 millones de euros. El descenso es del 10% interanual y supera el 60% si comparamos los recursos actuales con los que existían en 2007 o 2008. Por aquel entonces, las infraestructuras contaban con unos 14.000-15.000 millones de euros.

Teniendo en cuenta que la dotación a infraestructuras ha vuelto a bajar, todo apunta a que se cumplirán las previsiones de Seopan, la patronal de las constructoras y concesionarias en España, que alertó la semana pasada de que la obra pública volverá a caer este año y renovará sus mínimos históricos.