Información sobre vivienda y economía

Menos obra pública e inversión y más viviendas nuevas: las previsiones de las constructoras para 2017

El sector de la construcción se enfrentará a luces y sombras este año. A pesar de que todos los datos relacionados con el mercado de la vivienda se mantienen por el camino de la recuperación, los referentes a las inversiones públicas todavía no dan síntomas de iniciar la tendencia alcista.

Al menos, esta es la lectura que podemos sacar de las previsiones que maneja Seopan, la patronal de las constructoras y concesionarias en España, para este ejercicio y el próximo.

Según los datos que maneja la asociación, la obra civil y la inversión por parte del sector público seguirán de capa caída, mientras que la actividad privada mantendrá la senda positiva iniciada hace ya dos años, sobre todo en lo que se refiere a la construcción residencial.

En 2016 se confirmó el agravamiento de sin precedente en la obra pública con una caída del 33%. En términos totales, el año acabó con una quita parte de la inversión de 2007 y se convierte en el mínimo de la serie histórica”, ha explicado Julián Núñez, presidente de Seopan, durante unas jornadas sobre el presente y el futuro de las infraestructuras en España.

A pesar de la fuerte caída, en 2017 se esperan se esperan más descensos. Este año la obra civil pública podría contraerse otro 12%, lo que supondría renovar el actual mínimo histórico, aunque los Presupuestos Generales que está preparando el Gobierno, y de los que apenas se saben unas líneas muy generales, podrían alterar dicha cifra.

Los datos disponibles en lo que llevamos de año revelan que la contratación pública ha bajado un 19%, mientras que las licitaciones por parte del Estado han retrocedido casi un 37%.

Otra previsión que dibuja un panorama negativo es la relacionada con la inversión pública en infraestructuras. De momento, la previsión es que se destinen a esta partida unos 23.000 millones de euros, aproximadamente el 2,1% del PIB. Es el tercer porcentaje más bajo de toda la UE.

Según Seopan, España será el país europeo con menor ratio de inversor entre 2017 y 2018, con 1.316 euros invertidos por cada km2 y millón de habitantes. En Reino Unido, la cantidad se elevan por encima de 4.000 euros, mientras que en Alemania, Francia e Italia está alrededor de 2.000 euros.

Además, registrará la segunda mayor caída de la inversión pública en este bienio respecto a los ejercicios 1995-2015. La previsión es que el dinero público destinado en estos dos años sea un 32% inferior al que se usó en el periodo antes mencionado, un desplome que solo superará Portugal, con un recorte del 40%. “Se mantendrá el déficit inversor del 60% respecto de la inversión pública total media de las cuatro mayores economías”, recalca Seopan.

De hecho, solo siete países europeos registrarán caídas en estos dos años: a España y el vecino luso se unirán Chipre, Grecia, Italia, Eslovenia y Croacia. En cambio, en Alemania crecerá un 20%, en Francia un 1% y en Dinamarca, cerca del 30%. Al frente del ranking se situarán Hungría, con un aumento de la inversión del 84%; Bulgaria, con un alza del 62%; y Polonia, con un repunte del 50%.

La vivienda, el factor que resiste

La previsión de la patronal sobre el año que vivirá el sector residencial es muy clara: continuará el impulso iniciado en 2015 gracias al crecimiento de actividad del sector privado, no de la Administración Pública. “A pesar de que la edificación es una parte residual, es el subsector que crece. Es razonable pensar que seguirá creciendo la actividad residencial privada”, ha recalcado Núñez.

De momento, al menos, las cifras oficiales parecen apuntar en esa dirección. El Ministerio de Fomento ha confirmado que en enero se concedieron más de 6.200 visados para construir nuevas viviendas, un 26,1% más interanual, firmando el mejor arranque de año de los últimos seis ejercicios. No obstante, y a pesar de que los permisos de obra nueva llevan tres años al alza, todavía siguen muy lejos de los niveles registrados en plena burbuja: solo en enero de 2006 se concedieron casi 60.000 visados, casi 10 veces más.

Otros datos positivos son el del consumo de cemento, que en los dos primeros meses del año ha crecido casi un 5%; y el crecimiento de la afiliación a la Seguridad Social dentro del sector de la construcción. Solo en febrero, el ladrillo fue el que lideró la caída del paro y, simultáneamente, la creación de empleo, según los datos del Ministerio liderado por Fátima Báñez.

Las compraventas de casas también han estrenado 2017 con buen pie: en enero se realizaron 33.670 transacciones, un 16,8% más según los notarios. La firma de hipotecas sobre viviendas, por su parte, ha marcado máximos de un lustro, de acuerdo con los datos del INE.  Además, y como ha asegurado recientemente BBVA Research, la creciente actividad en el mercado de suelo apunta a un aumento en la edificación.