Información sobre vivienda y economía

Maroto: “El Gobierno no derogará todas las leyes porque queremos dar tranquilidad a este país”

Foto: APIE
Foto: APIE

La disrupción ha dejado paso a la continuidad y el diálogo. A pesar de que el mercado temía que el cambio de Gobierno supusiera una ruptura con la senda reformista de la ‘era Rajoy’, lo cierto es que el Ejecutivo liderado por Pedro Sánchez está insistiendo en que su llegada al poder no supondrá un borrón y cuenta nueva.

Así lo ha explicado Reyes Maroto, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, en unas jornadas organizadas por la APIE y celebradas en Santander.

“La reforma laboral no se va a derogar, ni tampoco otras. Estamos en un momento de transición. El Gobierno no viene a derogar todas las leyes, aunque desde el PSOE querríamos que algunas fueran diferentes, porque lo que queremos es dar tranquilidad y continuidad a este país y yo creo que desde todos los Ministerios estamos trabajando en las muchas propuestas que nos dejó el Gobierno anterior. Lo más importante en este momento es recuperar la confianza y aprobaremos a través del consenso las leyes que sean de interés general. Queremos ser un Gobierno dialogante”, ha explicado Maroto.

Apenas 10 días después de jurar su cargo, la responsable ha enumerado los primeros proyectos en los que está trabajando el Ministerio:

  • Crear un marco común para los alquileres turísticos. La ministra asegura que se están encontrando con un “batiburrillo de decretos que cada autonomía está aprobando como puede y en función de sus peculiaridades”. Por ello, el Ministerio va a ordenar y establecer “unas reglas de juego para a partir de ahí que sean las comunidades, que son quienes tienen las competencias, las que determinen hasta dónde llegan. Próximamente anunciaremos cuáles son los pasos que vamos a dar y cuándo nos vamos a reunir con las comunidades autónomas”.
  • Crear una agenda para la digitalización. El Ministerio quiere potenciar la digitalización de la economía, la sociedad y las empresas. Con este motivo, en las próximas semanas presentará “una hoja de ruta para la digitalización de la industria y los servicios con especial atención al impulso de las tecnologías digitales, al acceso a la financiación, el fomento del talento digital y el impulso de la seguridad y privacidad. En su elaboración participarán otros Ministerios, los agentes sociales y los principales actores de la transformación digital en la economía. España no puede quedar atrás en este proceso”, ha señalado.
  • Sentarse con sectores. La ministra también ha asegurado que entre sus retos está sentarse con los diferentes sectores que lidera (industria, comercio y turismo), puesto que suponen un 80% de la economía, para conocer de primera mano sus inquietudes y retos. Por ejemplo, tiene previsto reunirse próximamente con el sector de la automoción.

Presupuestos y pensiones, prioridades

Carlos Torres Vila, consejero delegado de BBVA, ha aprovechado su intervención en las jornadas para dejar claro al Gobierno cuáles deberían ser sus prioridades.

“Yo creo que estamos en un momento muy bueno para la economía española y lo que tenemos que hacer es aprovecharlo para seguir avanzando. En el corto plazo quizá lo más importante es en aprobar cuanto antes los Presupuestos Generales del Estado de 2018, porque sería muy bueno contar con ese marco de estabilidad presupuestaria y que nos pongamos manos a la obra. A largo plazo, también es importante seguir con las reformas para corrigiendo los desequilibrios, como el paro, la temporalidad del empleo, las pensiones...”, ha recalcado el número dos del banco.

Y es precisamente en materia de pensiones donde se han producido roces entre el poder político y el sector financiero. ¿La razón? En el marco del Pacto de Toledo, tanto el PSOE como Podemos proponen la creación de un impuesto a la banca y las transacciones financieras con el fin de aumentar los ingresos de la Seguridad Social y solventar el déficit milmillonario que está registrando el sistema.

Una medida que BBVA desaconseja completamente, por las implicaciones que podría tener sobre el crédito.

“El impuesto a la banca es una medida errónea, al igual que la justificación de relacionarlo con el rescate a la banca. Se rescató a las cajas de ahorros, no a los bancos, y se hizo para que los depositantes no perdieran su dinero. Respecto a la forma de cambiar el sistema tributario para facilitar entre otras cosas la sostenibilidad de las pensiones, nuestra visión es que no se deben hacer muchos experimentos y perjudicar a un sector concreto. Creo que hay experiencias en otros mercados como los latinoamericanos que han dejado claro que los impuestos a las transacciones financieras lo que generan es una distorsión de la actividad económica, que lleva a un crédito más caro y menos accesible”, ha insistido Torres.

Maroto, por su parte, no ha descartado la puesta en marcha de otras alternativas, como por ejemplo la tasa a las grandes tecnológicas que propuso el anterior ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, o incluso algún tributo que penalice a los vehículos más contaminantes.

“Tenemos un problema de déficit estructural de la Seguridad Social y lo que no podemos es ignorar este problema: es una de las grandes urgencias que tiene este país. Hay que debatir sobre la sostenibilidad del modelo y vamos a ver qué se acuerda en el Pacto de Toledo, que es el encargado de abordar esto”, ha concluido la ministra.