Información sobre vivienda y economía

El 8% de la cartera de la gran banca ya está en riesgo de impago por el covid: casi 160.000 millones de euros

El mercado prevé que la morosidad empiece a subir este año y que toque techo en 2022

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

Santander, BBVA, Caixabank, Bankia, Sabadell y Bankinter ya tienen contabilizado el volumen de préstamos que están en riesgo de impago y, por tanto, que podrían entrar en mora próximamente.

Según las cuentas de 2020, las seis mayores entidades financieras del país ya arrastran en torno a 159.000 millones de euros, lo que representa un 8% de los préstamos en circulación. Es decir, ocho de cada 100 euros prestados podrían entrar en mora próximamente. Santander es el banco más afectado por volumen, con unos 69.000 millones de euros.

La cifra se ha disparado un 20% en apenas tres meses y el mercado prevé que la morosidad alcance su pico en 2022. De hecho, la agencia de calificación Standard & Poor’s cree que no se verán los efectos de los impagos hasta la primera mitad de 2022, aunque hay previsiones que apuntan a que serán visibles en este ejercicio.

Recordemos que actualmente hay en marcha medidas para limitar los efectos económicos de la pandemia sanitaria, como las nuevas moratorias hipotecarias y de los préstamos al consumo que ha anunciado el Gobierno o los préstamos 'blandos' que se canalizan a través del Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Según los datos del Ministerio de Economía, a cierre de 2020 se habían concedido más de 1,38 millones de moratorias de hipotecas y otros préstamos a través de las moratorias legales (impulsadas por el Ejecutivo) y las sectoriales (las que ha aplicado la banca por su cuenta). Además, hasta finales de marzo se pueden solicitar nuevas moratorias por un plazo máximo de nueve meses. En cuanto a los préstamos ICO, a cierre del año pasado se concedieron más de 114.000 millones de euros de financiación a través de la Línea de Avales del ICO. Se aprobaron 944.588 operaciones que beneficiaron a 591.500 empresas, el 99% pymes y autónomos, según la cartera que dirige Nadia Calviño.

En líneas generales, las previsiones apuntan a que en los próximos meses se producirá un aluvión de insolvencias, lo que impulsará el impago de los préstamos, aunque el mercado descarta que la morosidad alcance los niveles registrados en los peores momentos de la crisis económica y financiera (en 2013 llegó a situarse en el 13%). De momento, los cálculos apuntan a una tasa de morosidad cercana al 10%, lo que supondrá duplicar el dato actual.

Conscientes de este escenario, la banca está realizando provisiones extraordinarias que actualmente rondan los 25.000 millones de euros, el doble que en 2019, lo que ha llevado a los pesos pesados del sector financiero a acumular unas pérdidas conjuntas de 5.500 millones de euros en el año de la pandemia. Solo Santander ha perdido más de 8.700 millones de euros, el peor resultado de su historia.

Y teniendo en cuenta las previsiones de aumento de los impagos y la necesidad de aumentar las provisiones, todo apunta a que los resultados de la banca seguirán arrastrando el efecto covid al menos durante dos años más.