Información sobre vivienda y economía

El Gobierno y la Fundación Laboral de la Construcción estudian vías para impulsar la FP entre los jóvenes

La ministra de Educación, Isabel Celaá, durante su visita a las instalaciones a un centro de formación
FUNDACIÓN LABORAL DE LA CONSTRUCCIÓN
Autor: Europa Press

El Gobierno, a través del Ministerio de Educación, y la Fundación Laboral de la Construcción, que agrupa a patronal y sindicatos, estudian posibles vías de colaboración para impulsar la Formación Profesional (FP) entre los jóvenes que quieren trabajar en la construcción, así como para acreditar la experiencia laboral de los trabajadores del sector.

La ministra de Educación y FP, Isabel Celaá, visitó ayer la sede y el Centro de Formación de la Fundación Laboral de la Construcción en Madrid para conocer en persona las actividades que la entidad paritaria realiza en materia de formación y cualificación de las trabajadores de la construcción.

Celaá valoró la labor realizada por la Fundación Laboral en el sector de la construcción "como un referente de formación de calidad" y destacó "la importancia capital de la formación". "Vamos a sacar la Formación Profesional del lugar secundario en el que se la ha situado para ubicarla en el lugar prioritario que tiene en otros países europeos. La Formación Profesional es clave para reducir el desempleo juvenil", resaltó la ministra en su visita.

La titular de Educación expuso sus planes para la acreditación de la experiencia laboral de 3,5 millones de personas en los próximos cuatro años, estrategia que comparten los agentes sociales del sector de la construcción, que defienden la importancia de la certificación de la experiencia laboral de los trabajadores del sector.

El presidente de la Fundación Laboral, Pedro Fernández Alén, y sus vicepresidentes, Vicente Sánchez (CCOO) y Pedro Hojas (UGT), destacaron que el diálogo social que existe en el sector de la construcción ha hecho posible que, a través de la Fundación, se ofrezcan más de 200 cursos diferentes, a través de 50 Centros de Formación propios, en donde se forman más de 70.000 personas cada año.

Y precisamente entre sus últimas reivindicaciones está el fomento de la formación profesional y el objetivo de captar más trabajadores jóvenes. A cierre del año pasado, el 70% de los ocupados era mayor de 40 años, mientras que en 2010 sólo representaba el 48,20%. En cambio, los menores de 30 años han reducido su peso en el sector a la mitad, hasta representar en torno al 8,4%.

Tanto la patronal como los sindicatos han insistido en que el ladrillo es un sector atractivo, moderno y que innova (por ejemplo, en las técnicas de construcción y en los materiales), y que ejercer un efecto palanca sobre el conjunto de la economía. De hecho, la Fundación reivindica el papel de la construcción como una salida laboral a quienes están en situación de desempleo, sobre todo en un momento en el que va a jugar un papel fundamental en la gestión y el uso de los fondos europeos Next Generation. 

Las posibles vías de colaboración entre el organismo, creado en 1992 fruto del diálogo social entre la patronal y los sindicatos del sector: la Confederación Nacional de la Construcción (CNC), CCOO de Construcción y Servicios, y la Federación de Industria, Construcción y Agro de UGT (UGT-FICA), se produce en un momento en el que los contratos laborales en el sector están creciendo con fuerza. 

Según un estudio de la consultora Randstad, en el que analiza los datos del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE) desde el estallido de la pandemia, la contratación en el ladrillo acumula una subida del 49,2% en lo que llevamos de año, tras sumar 375.818 contratos hasta abril.