Información sobre vivienda y economía

Que el trabajo no te haga renunciar a las vacaciones: así funciona el 'coworking' en la playa

Flickr/Creative commons
Flickr/Creative commons
Autor: Hoja de Router (colaborador de idealista news)

Llega la época de vacaciones y muchos autónomos y emprendedores se lamentan ante la imposibilidad de dejar su rutina de trabajo, ya que la necesidad de ser productivos de forma permanente parece impedirles tomarse un merecido descanso. Sin embargo, y aunque suene contradictorio, hay nuevas formas de trabajar que no tienen por qué ser incompatibles con una pequeña escapada.

En el siglo XXI, una gran parte de los empleos pueden desempeñarse con el ordenador adecuado y una buena conexión a Internet, por lo que la oficina puede llevarse a cuestas. Diseñadores, profesionales del ‘marketing’, periodistas, escritores, programadores e incluso profesores que imparten sus lecciones vía Skype o en formato ‘online’ pueden huir de la rutina y trasladar su actividad a un destino vacacional en el que poder exprimir cada hora que no estén conectados.

Especialmente durante los meses de verano, muchas empresas organizan viajes para este tipo de profesionales con el objetivo de ofrecerles un espacio diferente de trabajo en el que puedan disfrutar de todas aquellas horas en las que no estén al lado del ordenador. No se trata de desconectar por completo, sino de rendir al máximo aprovechando además los alrededores del nuevo puesto, en una mezcla de tareas y placer. En estas escapadas, el lugar no es lo único que importa: las personas con las que se coincidirá también suponen una oportunidad laboral y creativa.

Flickr/Creative commons
Flickr/Creative commons
cmp3.10.3.1Lq4 0xdf59fbea

Fuente: Barbara Guida

Startup Embassy es uno de esos proyectos. Situado en Silicon Valley, ofrece un lugar asequible donde dormir si se desea viajar a la cuna de la tecnología estadounidense en busca de inspiración, contactos y buen tiempo. Los que llegan a sus puertas suelen hacer paradas de entre dos semanas y un mes, aunque algunos han llegado al año. Lo curioso es que solo aquellos emprendedores que se encuentran desarrollando un proyecto de ‘startup’ pueden alojarse aquí, ya que uno de sus objetivos es servir de punto de inspiración para el nacimiento de nuevas empresas.

The Surf Office es otro de los espacios de 'coworking' en los que los autónomos cansados de la rutina pueden desconectar. Con sede en Gran Canaria y en Santa Cruz (California), uno de sus principales atractivos en ambas sedes son las vistas al mar. Esto, sumado al buen clima de ambas localizaciones y a las comodidades que ofrecen, hace que muchos trabajadores opten por desconectar -–y hacer contactos– de la mano de esta empresa.

También desde Gran Canaria, The Tech Beach ofrece alojamiento durante catorce días a aquellos emprendedores que busquen desarrollar un nuevo producto tecnológico. En los momentos de mayor bloqueo, la playa y un buen paseo junto al mar servirán como vía de escape ante una situación de punto muerto o simplemente como desconexión después de un largo día intentando darle vida a una idea.

Bastante más lejos, pero también con la playa como referente, se encuentra The Box Jelly, un 'coworking' de Hawái que incluso ofrece actividades de surf y donde los perfiles más creativos se reúnen para compartir ideas.

Flickr/Creative commons
Flickr/Creative commons

Fuente: ccharmon

Más allá de la playa

Para aquellos que no persigan el sonido del mar y el tacto de la arena, pero que puedan escaparse con las responsabilidades a cuestas, el Hotel Schani puede ser una de las mejores opciones. Situado en el centro de Viena, este alojamiento cuenta con un espacio de 'coworking' para que aquellos huéspedes que no pueden desconectar del trabajo pasen unas horas de concentración y productividad con otros en la misma situación antes de dedicar otra parte del día a visitar monumentos o a acudir a una representación en la famosa Ópera Estatal de Viena.

Espacio de trabajo, conexión a Internet a alta velocidad, bebidas y hasta un lugar para pegar los ‘post-it’, se encuentran entre los servicios que pueden elegir los viajeros trabajadores con el objetivo de encontrar la combinación que más encaje con sus necesidades.

Otras empresas como Coworkation o Hacker Paradise no tienen una sede fija a la que atraer autónomos en busca de desconexión, sino que se dedican a organizar distintos viajes que buscan captar a este perfil de trabajador dispuesto a inspirarse en los rincones más paradisiacos.

Y para los que de verdad no pueden alejarse más de un par de días de la ciudad por culpa de las reuniones, siempre quedan los los retiros de fin de semana. Organizados normalmente a ‘spas’ y casas rurales, buscan que los ‘freelance’ más atareados, incapaces de despegarse de la pantalla, cambien de ambiente durante algunas horas mientras hacen nuevos contactos al calor de una copa de vino y unas buenas vistas.

Más allá de estas empresas de 'coworking' y de las encargadas de planear vacaciones que lo son a medias, los autónomos a un ordenador pegados que trabajan valiéndose únicamente de la conexión a Internet pueden escaparse a la vieja usanza y viajar hasta un chiringuito de playa. Allí, sin contactos ni 'coworking', pueden seguir dándole a la tecla acompañados, únicamente, por el camarero que les sirve un refresco y el sonido del mar.