Información sobre vivienda y economía

La recaudación de impuestos relacionados con la vivienda en Cataluña marca máximos de 7 años

Autor: Redacción

La Generalitat ha encontrado en la vivienda la gasolina que necesitaba para nutrir sus arcas.

Gracias al Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) y Actos Jurídicos Documentados (AJD), Cataluña ha recaudado en el último año nada menos que 1.500 millones de euros. Se trata de la cifra más elevada desde 2009 y viene de la mano del tirón de la compraventa de viviendas usadas y la constitución de nuevas hipotecas.

Estas figuras tributarias ligadas al sector inmobiliario son las que aportan más recursos dentro de los tributos autonómicos, de ahí la importancia de que la recaudación esté registrando máximos de los últimos siete ejercicios. 

Según los datos oficiales de la Hacienda catalana, cerca del 90% de la recaudación ligada al ITP procede de la compraventa de inmuebles de segunda mano, los protagonistas indiscutibles de la mejora que está registrando el mercado residencial. 

También ha animado la recaudación la decisión que tomó Cataluña de exigir a los inquilinos el pago del ITP, un impuesto que también afecta a los arrendamientos y que muchas autonomías han empezado a cobrar en los últimos tiempos. Andalucía también lo aplica y la Comunidad de Madrid ya está mandando cartas informativas a miles de inquilinos.

Solo por recaudación de ITP, la autonomía catalana es la segunda del país que más ingresos consigue, por detrás de Andalucía.

Durante 2014, el último ejercicio del que se obtienen datos concretos, la cuota media por transmisiones patrimoniales en Cataluña se situó en 61.016 euros, con un total de 129.014 liquidaciones, mientras que la de actos jurídicos documentados se quedó en 3.534 euros, con 81.025 declaraciones.

Con todo, y a pesar de las mejoras, lo cierto es que la recaudación que consigue la región a través de los tributos a la vivienda sigue lejos de los niveles anteriores a la crisis. En 2006, sin ir más lejos, la Generalitat llegó a embolsarse 4.000 millones, casi el triple que actualmente.