Información sobre vivienda y economía

El freno de la economía lastra los ingresos públicos vía impuestos

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La ralentización económica está haciendo mella en las arcas públicas y es que está provocando la caída de los ingresos que se consiguen a través de tributos como el IRPF o el IVA. En verano, la redaudación impositiva ha crecido un 5,8% interanual, frente al más de 14% registrado en el tercer trimestre de 2018.

El impuesto sobre la renta y el impuesto sobre el consumo son dos de las mejores formas de medir cómo está la situación económica y, como vienen mostrando los datos de mercado y adelantan las previsiones, la desaceleración del PIB ya está teniendo sus efectos. 

Prueba de ello es que, en lo que llevamos de año, los ingresos derivados del IRPF están creciendo bastante menos que el año anterior. En el primer trimestre crecieron un 3,2%, otro 2,9% en el segundo y un 7,7% en el tercero. En cambio, los incrementos registrados en 2018 fueron del 6,4%, del 9,3% y del 8,9%, respectivamente.

Algo parecido sucede con el IVA, cuya recaudación creció un leve 0,4% en el arranque del año, frente al 2,8% que aumentó en el primer trimestre de 2018 y al 8,4% de 2017. En el tercer trimestre las diferencias incluso se amplían: la recaudación ha crecido este año menos de un 5%, frente al 35% del pasado ejercicio. 

Este menor crecimiento ya está contemplado por el Gobierno. En la revisión del Programa de Estabilidad que ha enviado recientemente a Bruselas, el Ejecutivo ya contempla que los ingresos tributarios aumentarán este año menos de la mitad de lo previsto: aunque en primavera se esperaba un alza del 9,5%, ahora el pronóstico es un repunte del 4,6%. Una revisión a la baja que incluye el impacto de la desaceleración económica y la imposibilidad de haber sacado adelante las subidas fiscales previstas en los Presupuestos Generales de 2019 con las que esperaba recaudar más de 5.600 millones de euros adicionales.