Información sobre vivienda y economía

El euríbor sube otra vez en marzo, pero no llega a encarecer las hipotecas

Su media mensual provisional ronda el -0,487%, en línea con los niveles de noviembre

Autor: Redacción

El euríbor a 12 meses continúa la tendencia al alza. A falta del cierre definitivo de marzo, el indicador de referencia para la mayoría de las hipotecas en España registra una media mensual provisional del -0,487%, frente al -0,501% de febrero, marcando así su segundo repunte consecutivo tras marcar mínimos históricos en enero. Actualmente se encuentra en niveles similares a los del pasado noviembre. 

Pero, a pesar del repunte, los hipotecados podrán seguir beneficiándose de una bajada de la cuota mensual del préstamo. Y es que el nivel actual del indicador sigue estando muy por debajo del que marcaba el año pasado por estas fechas (-0,266% en marzo de 2020), y también hace seis meses (-0,415% en septiembre de 2020). 

Así pues, quienes tengan un préstamo variable referenciado al euríbor que sea revisado conforme al cierre de marzo podrán beneficiarse de una nueva rebaja de la cuota que pagan mensualmente. Para una hipoteca media, el ahorro será de unos 11 euros al mes (alrededor de 130 euros al año) si se trata de una revisión a 12 meses y de unos 4 euros al mes (cerca de 50 euros al año) si es a seis meses. 

¿Y a qué se debe esta nueva subida? El cambio de tendencia del euríbor a 12 meses se ha producido justo en el quinto aniversario desde que entró en terreno negativo y tras romper el suelo del que hablaban los expertos, situado en el -0,5%; el nivel en el que se encuentra actualmente la tasa de depósitos que aplica el Banco Central Europeo (BCE).

A pesar de que los expertos apuestan por una época de estabilidad, alertan de más subidas en los próximos meses e incluso de la vuelta al terreno positivo si la remontada económica de la eurozona es más fuerte de lo que se espera actualmente y provoca un efecto de arrastre sobre los precios.

De hecho, el mercado ya tiene puestos los ojos en la evolución de la inflación, una variable que puede modificar la actual política acomodaticia del BCE. Y es que uno de los grandes objetivos del guardián del euro es mantener los precios en niveles próximos al 2%, aunque por debajo de dicho nivel, por lo que una subida rápida de la inflación podría obligar al organismo liderado por Christine Lagarde a subir los tipos de interés.

En ausencia de tensiones inflacionistas, sin embargo, la previsión es que el euríbor se mantenga en negativo durante todo este año e incluso en 2022, según algunos analistas, aunque se vaya acercando al 0%.

Coincidiendo con este giro al alza del euríbor, se está produciendo de forma simultánea un creciente interés de los nuevos hipotecados por la financiación a tipo fijo para la compra de vivienda. Ya 2020 fue un año récord de contratación, mientras que en enero las hipotecas fijas han vuelto a suponer más de la mitad de los préstamos formalizados. Toda una señal de que los consumidores no quieren dependen de los vaivenes del mercado y de la evolución del euríbor.