Información sobre vivienda y economía

Educación, agua y electricidad: los gastos de los españoles que más han subido con la crisis

Autor: Redacción

Un estudio de la escuela de negocios IESE y Barclaycard ha analizado cómo ha cambiado el consumo per cápita en nuestro país durante los últimos años. Su conclusión es que ahora destinamos a educación un 37% más que en 2007 y en facturas de agua o electricidad, un 21% más. En cambio, el gasto en joyas se ha desplomado casi un 60% y en mobiliario, un 37%.

La crisis noqueó al consumo. El desempleo, la posibilidad de perder el puesto de trabajo y el temor a no saber qué sucederá en el futuro lastró las decisiones de compra de los consumidores y contrajo un 8,6% el consumo entre 2007 y 2014. Todo un varapalo para la economía española si recordamos que el consumo representa cerca del 60% del PIB.

Sin embargo, no hemos recortado los gastos de la misma manera. Según el estudio que han realizado IESE y Barclaycard, en los últimos años ha aumentado el consumo per cápita de educación, agua, electricidad, sanidad y carburantes, mientras se ha desplomado el de las joyas, el mobiliario, la ropa o el ocio.

Sus cálculos, basados en los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), sitúan el alza del gasto en educación en el 37,4% comparando el periodo 2007-2014, mientras que en ese tiempo el consumo per cápita de agua, gas, electricidad y teléfono ha crecido un 21,3%. También ha avanzado el gasto en sanidad (13%) y en carburantes y lubricantes (3%).

Pero, ¿a qué se deben estos repuntes? Según los responsables del estudio, “los españoles se han dado cuenta de que la formación es, individualmente, la única manera de salir de la crisis”. También están convencidos de que tener un grado ya no es suficiente, ya sea para mantener su puesto de trabajo o para encontrar uno, por lo que deciden apostar por posgrados (cuyo coste eleva la media del gasto).

Por otro lado, y en lo que se refiere a los suministros del hogar, debemos recordar por ejemplo lo que se ha encarecido el recibo de la luz en los últimos años. Según la organización de consumidores Facua, la factura mensual de un consumidor medio en 2007 se situaba alrededor de 48,6 euros, mientras que a principios de este año ascendía a 79 euros.

Lo mismo ha sucedido con los combustibles. Si a finales de 2007 el litro de gasolina costaba 1,1 euros y el de gasóleo, 1,07 euros, en 2014 ambos tipos de carburantes se encontraban por encima de 1,3 euros el litro.

Otras partidas como la joyería, el equipamiento del hogar, la ropa y el ocio no han corrido esa misma suerte: su balance durante la crisis ha sido negativo.

Como reconoce IESE, “teniendo en cuenta las distintas categorías de gasto por persona, las que más se han reducido durante la crisis en el conjunto de España han sido joyería (-58%), mobiliario y equipamiento del hogar (-37%), ropa y calzado (-29%), restaurantes (-24%), vuelos y hoteles (-17%), estética y cuidados personales (-10%) y alimentos y bebidas (-3%)".

Cuánto gastamos de media

El estudio también recoge el consumo per cápita medio durante 2014 de cada una de las variables españoles. Más allá de la evolución que haya registrado cada una de ellas a lo largo de la crisis, en términos absolutos el principal gasto de los hogares sigue siendo alimentación y bebidas, con 1.672 euros de media.

Le siguen los suministros del hogar (agua, gas, electricidad y teléfono), con 994 euros y restaurantes, con 861 euros. Sin duda, y aquí si coincide la tendencia de la evolución, el consumo más austero es el de la joyería, con 27 euros.