Información sobre vivienda y economía

La multimillonaria deuda de España resumida en un solo gráfico

Mapa de la multimillonaria deuda española

La suma de las deudas de las Administraciones Públicas, las empresas y los hogares españoles a cierre del año pasado se situó en torno a 3,3 billones de euros, una cantidad que supera en más de tres veces el Producto Interior Bruto del país. Pero, ¿quién debe dinero a quién? ¿Cuántos acreedores tiene cada agente económico? ¿Ha cambiado mucho el perfil de los deudores y los prestamistas a lo largo de la crisis? Un solo gráfico resuelve todas las dudas.

Mapa de la multimillonaria deuda española

Mapa de la multimillonaria deuda española

El último informe de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas) calcula que a cierre del año pasado el conjunto de las Administraciones Públicas, los hogares y las empresas tenían deudas valoradas en nada menos que 3,3 billones de euros, una cantidad que multiplica por más de tres veces el Producto Interior Bruto español y que ha impulsado la deuda agregada de España, que ya se sitúa unos 150.000 millones por encima de la que existía en 2007.

Las empresas se deben dinero entre sí y también tienen pendientes de pago miles de millones a los bancos y al exterior. Los hogares, por su parte, solo deben rendir cuentas ante el sector financiero, mientras que las Administraciones también tienen como acreedores destacados a otros agentes internacionales. Además, todas las deudas y los préstamos han alterado su valor a lo largo de los últimos seis años.

Esta reflexión deja entrever que la deuda española compone una maraña de cifras difícil de digerir, pero lo cierto es que Funcas ha intentado arrojar un poco de luz sobre cómo ha cambiado durante la crisis a través de un solo gráfico… y éste es el resultado:

Evolución del mapa de la deuda en España 2008-2014

Evolución del mapa de la deuda en España 2008-2014

Evolución del mapa de la deuda en España 2008-2014

Las empresas reducen deuda en un mar de acreedores

El gráfico muestra que las compañías (sociedades no financieras), al igual que las familias, han reducido bruscamente el volumen de su deuda. En concreto, a cierre del año pasado debían 1,42 billones de euros, unos 300.000 millones menos que seis años antes.

¿Y a quién deben todo ese dinero? Sus acreedores son múltiples, aunque destacan, por este orden, los bancos (les deben 531 millones), otras empresas, en su mayoría vía crédito de proveedores (504 millones), acreedores del resto del mundo (287 millones) e instituciones financieras no monetarias, como pueden ser fondos de inversión o de pensiones (104 millones).

El informe hace especial hincapié en la fuerte reducción del endeudamiento de las sociedades no financieras, que ha sido posible, según Funcas, a varios factores:

“En España, y dentro del sector privado, el saneamiento ha sido más intenso en el sector empresarial, fruto de la intensidad de la restricción crediticia en algunos segmentos, como el de construcción y promoción; la premura por reducir la dependencia de la financiación ajena, en un contexto de costes de financiación elevados, y las menores necesidades de nuevos recursos teniendo en cuenta la reducción del volumen de negocio. La mejora también se debe a que los ajustes salariales y de la inversión en activos que han aplicado han sido más agresivos que los que han sufrido en términos de producción”, argumenta el organismo.

Los hogares deben 740.000 millones a la banca

En diciembre de 2014, señala Funcas, las familias españolas debían 743.000 millones de euros, prácticamente tres cuartas partes de la riqueza de España, y todo ese dinero provenía de un único acreedor: el sistema financiero. Como apunte metodológico, el estudio recuerda que en esa cantidad no se ha tenido en cuenta la deuda que los hogares puedan tener con comercios con compras aplazadas.

La cifra es realmente escandalosa (es la mayor de un único deudor con un prestamista), pero el punto de vista cambia si miramos a cuánto ascendía en 2008. Y es que las familias españolas han sufrido un proceso de desapalancamiento durante los años de crisis que les ha llevado a reducir sus deudas en un 15%, lo que traducido a dinero representa unos 140.000 millones de euros.

Funcas recuerda que el 80% de esa deuda está vinculada a la vivienda y que su amortización es a largo plazo, de ahí que la capacidad de las familias para desendeudarse sea más reducida que la de las empresas.

“El hecho de que el grueso de la deuda de los hogares se materialice en préstamos hipotecarios a largo plazo y esté en manos de hogares con restricciones significativas de renta explica la mayor lentitud en el proceso de desapalancamiento familiar. Aun así, la deuda de los hogares ha caído en 12 puntos del PIB en el mismo período, lo que en términos de renta disponible supone una mejora sustancial, ya que en 2008 la deuda de las familias superaba en 1,3 veces su renta frente a 1,13 veces en 2014”, argumenta.

El sector público se come el ajuste del sector privado

El informe explica de forma clara y directa el ajuste que ha realizado el sector privado a lo largo de la crisis: España es el país que más ha reducido su endeudamiento privado, y lo ha hecho desde las cotas máximas registradas a mediados de 2010 en casi 40 puntos del PIB. Por el contrario, en el conjunto de la eurozona, la deuda de hogares y empresas ha ascendido casi 9 puntos del PIB entre 2007 y 2013.

Entonces, si empresas y familias han logrado reducir deuda más rápido que ningún otro país, ¿cómo es posible que la deuda total del país haya aumentado respecto a la que existía en 2008? La respuesta es muy sencilla: la deuda del sector público ha crecido en más de 600.000 millones de euros… y a un ritmo más rápido de lo que ha caído la privada.

“El cambio de posición en el sector privado coincidió con un deterioro acusado de las cuentas públicas, resultado de una caída agresiva de la recaudación tributaria y un aumento del gasto fruto del papel de los estabilizadores automáticos y la adopción de medidas discrecionales para reactivar la demanda interna. Como consecuencia, la caída de las ratios de endeudamiento privado convivió con aumentos progresivos y superiores del endeudamiento público, de ahí que, al cierre de 2014, la deuda agregada de España supere la existente en 2007 en casi 15 puntos del PIB”, sostiene Funcas.

Variación anual de la deuda de cada agente económico sobre el PIB

Variación anual de la deuda de cada agente económico sobre el PIB

Variación anual de la deuda de cada agente económico sobre el PIB

Así pues, el conjunto de las Administraciones debía a cierre del año pasado cerca de 1,14 billones de euros a distintos acreedores, frente a los escasos 540.000 millones que debía en 2008. Dentro de esa factura multimillonaria, a lo largo de la crisis el sector público ha duplicado su deuda frente al resto del mundo (ronda el medio billón de euros) y ha triplicado el montante a pagar tanto a bancos  (debe unos 476.000 millones) como a fondos de inversión e instituciones similares que tienen deuda pública en cartera (164.000 millones).

La banca debe un billón, pero ha prestado el doble

El sector financiero también ha soltado lastre a lo largo de los últimos años como consecuencia de la crisis. Actualmente sus dos grandes acreedores son el exterior (601.000 millones) y los fondos de inversión y otras instituciones similares (552 millones de euros) a quienes debe un total de 1,15 billones, frente a los 1,54 millones de 2008. A su vez, la banca también hace de prestamista: además de las familias, las empresas y la Administración (que le deben 1,75 billones), también ha concedido algo más de 290.000 millones a los fondos.

Por tanto, y vistas las cifras en su conjunto, el sector financiero ocupa una posición más acreedora que deudora dentro del mapa. Y es que mientras el conjunto de agentes económicos le deben más de 2 billones de euros, él ‘solo’ tiene que devolver 1,15 billones.