Información sobre vivienda y economía

Rejonazo de Funcas a la inversión en vivienda: 2020 será su peor año en el último lustro

El año nuevo está siguiendo la misma tendencia con la que se despidió 2019: una moderación en el mercado de la vivienda. Además de las compraventas, las hipotecas y el precio, una de las variables que más está sufriendo la ralentización de la economía y del ladrillo es la inversión en residencial.

Según las previsiones que ha actualizado la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), la inversión en vivienda es la variable económica que ha sufrido la mayor revisión a la baja. En concreto, para este año el organismo prevé un alza de apenas un 1,2%, frente al 3,2% que esperaba hasta ahora. Si tenemos en cuenta que el PIB doméstico crecerá este año un 1,5%, descubrimos que por primera vez en cinco años la inversión en vivienda aumentará menos que el PIB. En 2015 la inversión cayó mientras que la actividad se expandió.

No obstante, y pasado el bache de este año, Funcas vuelve a situar el repunte de la inversión por encima del previsto para el PIB. Para 2021 calcula un alza del 2,6% y para 2022, del 2,9%. En cambio, para esos dos ejercicios su pronóstico contempla una subida del PIB del 1,7%. Ya el año que viene, la economía española superará en términos nominales la barrera de 1,3 billones de euros.

Las previsiones de Funcas tampoco traen mejores noticias para la inversión en construcción no residencial. Tanto este año como el que viene, el repunte será inferior al del conjunto de la economía, aunque en 2022 recuperará fuerza y crecerá más de un 2%, según el organismo.

En lo que respecta a la tasa de paro en España, Funcas prevé un descenso gradual: este año se quedará en torno al 13,5%, para bajar al 12,3% en 2021 y al 11,1% en 2022.

Otra de las previsiones de Funcas más vinculadas al sector inmobiliario es el euríbor a 12 meses, que según el organismo se mantendrá en negativo un bienio más, para quedarse por encima del 0% en 2022. Un pronóstico que está en línea con el consenso de expertos y que permitirá que las cuotas de las hipotecas sigan contenidas al menos tres años más.