Información sobre vivienda y economía

El paro en la construcción marca mínimos desde 2007: así ha evolucionado en lo que llevamos de siglo

La construcción ha firmado en mayo un nuevo descenso en el número de parados. Según los datos del Ministerio de Trabajo, en el quinto mes del año había registrados 252.720 desempleados ligados al ladrillo en las oficinas de los Servicios Públicos de Empleo (SEPE).

Tras caer en los últimos 31 días en 9.040 personas, la cifra ha conseguido bajar de la barrera de 260.000 por primera vez en casi 12 años. Habría que remontarse a noviembre de 2007, en pleno boom, para ver un dato más bajo de parados. De hecho, se mantiene un mes más como el segundo sector económico con menos personas en las listas de paro

Fue en abril de 2018 cuando logró arrebatar el segundo puesto a la industria, y desde entonces se mantiene como la segunda actividad con menos desempleados, solo superado actualmente por la agricultura. El sector primario cuenta con poco más de 142.000 parados, mientras que la industria la cifra ronda las 267.500 personas. Aun así, la peor parte se la lleva el sector servicios, que todavía arrastra 2,14 millones de trabajadores sin empleo. 

Otro dato curioso que ponen sobre la mesa las últimas estadísticas de Trabajo es que el paro en la construcción se ha desplomado casi un 70% desde los máximos marcados en marzo de 2012, en uno de los peores momentos de la crisis. Por aquel entonces, según el registro histórico de SEPE, se llegaron a contabilizar más de 810.000 parados en la actividad. 

No obstante, la cifra actual todavía está lejos de los mínimos de este siglo: en junio de 2001, sin ir más lejos, el número de parados en el ladrillo se situaba por debajo de 185.000 personas. Desde enero de dicho ejercicio, solamente en siete ocasiones el sector ha logrado cerrar la estadística mensual con menos de 200.000 parados.

Por otro lado, el empleo en esta actividad también sigue al alza. La última Encuesta de Población Activa (EPA) del INE situaba el número de ocupados a cierre de marzo en 1,28 millones de personas, lo que se traduce en el mejor dato desde finales de 2011. Y los expertos creen que a finales de año la cifra podría rondar los 1,4 millones de ocupados. 

En mayo, al menos, el crecimiento interanual de la afiliación a la Seguridad Social ha crecido un 5,8%, el doble del seiguiente sector más destacado, que en esta ocasión ha sido servicios (+2,9%). Además, el ladrillo aporta el 13,1% del empleo, el doble que la industria y solo superado de nuevo por servicios, según los datos del nuevo centro de estudios creado por Adecco. 

Impuslo del ciclo inmobiliario alcista

La mejora de la economía, sumada al ciclo alcista que está viviendo el sector inmobiliario y de la construcción, están siendo los motores del empleo en la actividad. Actualmente los visados de obra nueva viven su mejor momento desde 2009 (entre enero y marzo se han concedido casi 28.000 licencias para levantar viviendas, un 19% interanual más, según el Ministerio de Fomento) y poco a poco se va imponiendo una nueva tendencia entre promotores y otros players internacionales: el desarrollo de proyectos residenciales para destinarlos al alquiler.

Algunos referentes del sector como Vía Célere, Aedas Homes y Metrovacesa están apostando por proyectos llave en mano con el fin de vender los bloques de pisos a fondos o gestoras una vez que están construidos, mientras que otros como Realia o Grupo Lar tienen pensado, al menos de momento, mantener también la gestión.