Información sobre vivienda y economía

La ausencia de Gobierno retrasa el carril Bus-Vao de la carretera A2

Un proyecto de 13 millones de euros

Trazado del carril Bus-Vao de la carretera A2.  / Ministerio de Fomento.
Trazado del carril Bus-Vao de la carretera A2. / Ministerio de Fomento.

El proyecto está aprobado por las administraciones implicadas, pero la ausencia de un Ejecutivo Central retrasaría el carril Bus-Vao de la A2 hasta el año 2021, según ha podido saber idealista/news. Las pugnas políticas y el querer colgarse la medalla son otros de los motivos que enquistan un plan, que pretende solucionar el tráfico de dos ciudades como Alcalá de Henares y Torrejón de Ardoz con más de 300.000 habitantes entre las dos.

Llegar a Madrid desde el Corredor del Henares en 40 minutos en hora punta. Un sueño para muchos ciudadanos que viven en esta zona y que trabajan en la capital. Una ilusión que podría convertirse en realidad el próximo 2021 o incluso el 2020, aunque todo depende del resultado de las elecciones del 10N y de la formación de gobierno. El proyecto vivió su último capítulo el pasado 6 de noviembre, cuando Fomentó anunció la publicación en el Boletín Oficial del Estado el convenio para la implantación de este carril.

El convenio tiene por objeto establecer el régimen de colaboración entre los firmantes para la implantación y puesta en funcionamiento del carril Bus-VAO en ambos sentidos de la autovía A-2, y regula las actuaciones y compromisos, incluidos los financieros, que corresponden a cada una de las partes.

Respecto a la financiación, el Convenio establece que el presupuesto global de las actuaciones asciende a 13 millones de euros, que serán financiados a partes iguales por el Ministerio de Fomento, Ministerio del Interior, Consorcio Regional de Transportes de Madrid y Ayuntamiento de Madrid.

La actuación se compone de tres proyectos, uno por cada uno de las fases, siendo las fases I y II correspondientes al sentido de entrada a Madrid y la fase III con el de salida de Madrid.

Actualmente la Dirección General de Carreteras está supervisando los proyectos conforme a lo previsto en el propio Convenio y en el artículo 4 del Real Decreto 953/2018 y, además deberá llevarse a cabo la preceptiva auditoría de seguridad viaria. Una vez supervisados, se someterán a información pública según lo recogido en la Ley de Carreteras.

Posteriormente, estudiadas e informadas las alegaciones a la información pública que pudieran plantearse, se aprobarán el expediente y los proyectos, para, a continuación, comenzar con las actuaciones preparatorias para la licitación de las correspondientes actuaciones.

“La supervisión y aprobación de los proyectos, así como la licitación y ejecución de las obras corresponden al Ministerio de Fomento”, afirma la nota emitida por esta cartera. Es aquí donde aparece el principal problema, porque la ausencia de gobierno y la amenaza de unas nuevas elecciones tras las del 10N pueden volver a retrasar un proyecto de fácil ejecución. 

De hecho, con respecto a las obras, lo cierto es que no sería unos trabajos muy complejos, porque básicamente se trataría de señalizar tanto en la calzada como en los paneles el carril izquierdo para los autobuses (sólo en horas punta).

Un carril para reducir el tráfico y mejorar la movilidad

La actuación tiene como objetivo fomentar el transporte público, mejorar la movilidad y las condiciones de servicio de la carretera, promover el uso sostenible del vehículo privado y mejorar la calidad del aire; contribuyendo todo ello a un incremento de la calidad medioambiental. Además, la idea es hacer varias lanzaderas sin paradas. Parece que el Consorcio Regional de Transportes podría estudiar los flujos de viajeros en horas punta y se multiplicarían esas lanzaderas. Otros autobuses seguirían parando en Torrejón, Coslada, San Fernando, Canillejas Arturo Soria.

Para el caso del carril de entrada se proyectan los elementos e instalaciones necesarias para la implantación de esta mejora en la accesibilidad desde un primer embarque en el nudo con la M-300, p.k. 23+500 aproximadamente, hasta pasado el enlace de la A-2 con la M- 30, p.k. 4+200 aproximadamente, según afirma Fomento.

Con respecto a la implantación de la reserva del carril de salida, se proyectan los elementos e instalaciones necesarias para la implantación de esta mejora en la accesibilidad desde un primer embarque en el P.K 6+100, hasta el p.k. 14+900 aproximadamente, que permita el correcto desembarque para permitir la salida al enlace de la A-2 con la M-115 y la M-45/M-50, según explican desde la cartera que dirige José Luis Ábalos.