Información sobre vivienda y economía

Llega el edificio más grande del mundo construido con impresoras 3D: está en Dubái y tiene 640 m2

Apis Cor
Apis Cor
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

De nuevo, la tecnología de impresión 3D sigue rompiendo récords, para consolidarse como una de las determinarán el mundo del futuro, también en el ámbito de la arquitectura. En este caso, el hito lo encontramos en Dubái, donde se ha construido el que desde hace poco tiempo es el edificio más grande creado mediante esta tecnología. Los protagonistas de este paso tan importante son, por un lado, la empresa de construcción robótica Apis Cor; por otro, la propia obra, que consiste en un edificio de oficinas de dos pisos.

Las cifras que se manejan en relación con el edificio son impactantes. Cuenta con una altura de 9,5 metros y una superficie de 640 m2, siguiendo las instrucciones del municipio de Dubái. El resultado, a tenor de las imágenes, no ha defraudado.

Para llevar adelante este proyecto, Apis Cor desarrolló un material a base de yeso para pasar a través de la impresora, que se obtuvo de un productor local. La impresión se realizó al aire libre, para demostrar que la tecnología podía manejar un entorno hostil sin control de humedad y temperatura.

La máquina de impresión 3D de Apis Cor se movió por el sitio usando una grúa para reubicarla y poder construir diferentes partes del edificio. El edificio se asienta sobre cimientos convencionales, y el encofrado impreso en 3D para las columnas fue reforzado con hormigón y barras de refuerzo.

Una parte muy importante fue garantizar que el edificio es resistente a diferentes circunstancias, algunas de ellas extremas, que podrían acabar con el trabajo hecho. Por ello, se prestó especial atención al “cálculo estructural y análisis para la construcción, entre lo que se incluyen: acciones sísmicas, el vertical, masas de suelo y los momentos de inercia de masa, modelo estructural, análisis modal, efectos de torsión accidentales, las fuerzas de corte, los desplazamientos, las limitaciones de daños, las fuerzas internas”, tal y como señala la compañía en su página web.

Se usaron losas prefabricadas para los pisos, y un contratista agregó ventanas y techos convencionales una vez que se imprimieron las paredes. De tal forma, con este proyecto, se ha mejorado el conocimiento sobre este tipo de tecnología aplicado a las construcciones de grandes dimensiones, lo cual, sin duda alguna, ayudará a mejorar esta tecnología y sentará las bases para desarrollar una nuevas versiones e ideas.

"La tecnología de impresión 3D de construcción se encuentra solo en las primeras etapas de desarrollo. Realizamos un extenso trabajo de I+D para que la tecnología esté disponible para uso masivo. Estamos agradecidos por la oportunidad de colaborar con el municipio de Dubái. El proyecto nos dio un conocimiento único y una experiencia invaluable que nos ayudará a mejorar nuestra tecnología y a desarrollar una nueva versión de nuestra impresora 3D. La versión mejorada será más confiable y eficiente en el tiempo (el doble de rápido). Además, durante el proyecto probamos y mejoramos nuestra propia mezcla 3D desarrollada. Este proyecto es un gran paso adelante en la industria de la impresión 3D en concreto", afirma Nikita Cheniuntai, CEO de Apis Cor.

Pero Apis Cor no se detiene aquí. Muy al contrario, ya ha está desarrollando nuevos e impactantes proyectos. En 2020, tiene planes de utilizar su máquina de impresión 3D para construir viviendas asequibles en los estados de Florida, Luisiana y California.

La compañía también ha puesto sus ojos un poco más lejos que el planeta Tierra, diseñando un hábitat para Marte para una competencia de la NASA .

Con el avance y la consolidación de esta tecnología y su aplicación al mundo de la arquitectura, se podrá, se está demostrando que los edificios impresos en 3D pueden ser rápidos de construir y de bajo costo. Ejemplos hay muchos, como es el caso de un grupo de arquitectos en Estados Unidos, que ha usado barro para crear prototipos de estructuras terrestres impresas en 3D, y el desarrollador italiano de tecnología de impresión 3D WASP está trabajando en una máquina de impresión 3D que puede construir casas a partir de tierra y desechos agrícolas.

En los próximos años, veremos cómo nuestras ciudades y pueblos van a verse afectados, esperemos que para bien, por esta nueva fórmula de construcción arquitectónica. Y si no, tiempo al tiempo.