Información sobre vivienda y economía

Revolución inmobiliaria: bonos ligados a pisos embargados y cuya rentabilidad depende del alquiler de esas viviendas

Autor: Redacción

“Estamos a punto de vivir una revolución”… y no lo dice cualquiera, sino el nobel de economía 2013, robert shiller, probablemente el hombre que más sabe en el planeta sobre la influencia de la psicología en la formación de precios en un determinado mercados, concretamente en el mercado inmobiliario. En su cuenta de twitter, shiller se ha mostrado gratamente sorprendido por la iniciativa que está a punto de poner en marcha el fondo blackstone en estados unidos: paquetizar lotes de casas embargadas en alquiler y ofrecerlas como productos de inversión

Según parece, el ‘fondo buitre’ estadounidense tiene claro cuál debe ser la evolución del mercado inmobiliario en los próximos años: crear productos financieros ligados al arrendamiento de casas compradas muy baratas a los bancos y ofrecer una rentabilidad ligada a la renta que se paga por esas viviendas

Para shiller estos novedosos derivados inmobiliarios “servirán para hacer más eficiente el mercado de la vivienda, además de aportarle liquidez y una información sobre precios mucho más completa y actualizada”, según ha comentado en una entrevista con la web económica business insider

Los planes a corto plazo de blackstone pasan por crear una cartera de activos inmobiliarios embargados en alquiler y, con la ayuda de deutsche bank, clasificarlos y sacarlos al mercado. En la fase inicial, que ya está en marcha, con estos bonos –conocidos ya como ‘reo-to-rental’ o ‘single-family rental’- tratarán de recaudar 479 millones de dólares a partir de 3.000 viviendas unifamiliares situadas en territorio estadounidense, según ha adelantado financial times

Y, si el experimento funciona, seguro que llegarán muchas más. Blackstone es el mayor propietario y arrendatario de eeuu. En los últimos años ha invertido más de 7.500 millones de dólares en comprar casas en manos de los bancos. Ya tiene en su cartera nada menos que 40.000

Además, está replicando el modelo en otros países como España: en julio acordó la adquisición de 18 bloques de viviendas por 173 millones de dólares y ahora puja por hacerse con 1.458 viviendas más, y 1.588 garajes, distribuidos por la capital