Información sobre vivienda y economía

La gran banca española está desarrollando 600 promociones inmobiliarias por todo el país

Autor: Redacción

Santander está inmerso en 300 proyectos, mientras que BBVA está desarrollando otras 293 promociones de viviendas. Su grado de ejecución se sitúa entre el 5% y el 100% y están al margen de las que financian: su objetivo es rentabilizar los suelos que tienen en balance terminando las construcciones o empezándolas desde un principio.

La banca española poco a poco está retomando el negocio inmobiliario. Y es que no solo están abriendo el grifo del crédito a los promotores, sino que también están saliéndose del negocio bancario y está desarrollando proyectos inmobiliarios.

Solo Santander y BBVA, las dos mayores entidades financieras del país, están desarrollando casi 600 promociones inmobiliarias por todo el territorio nacional. En concreto, la entidad presidida por Ana Botín está trabajando en 300 proyectos a través de Altamira, mientras que la liderada por Francisco González está trabajando en otros 293, que incluyen algo más de 2.400 viviendas y estarán acabadas dentro de un año. Y no son los únicos: Sabadell tiene programadas otras 1.400 viviendas propias.

Todos ellos, además, tienen un grado de ejecución de entre un 5% y un 100% y están al margen de las promociones que financian.

Detrás de estas promociones inmobiliarias llevadas a cabo por bancos se encuentra una razón muy concreta: las entidades quieren rentabilizar el suelo que tienen en balance y, para ello, han decidido continuar con las obras que estaban sin terminar e incluso iniciarlas desde cero.

Con ello consiguen acelerar la reducción de las pérdidas de sus divisiones inmobiliarias, que ascendieron a 250 millones de euros en el primer trimestre del año (95 millones en el caso de Santander y 154 millones en el de BBVA).

Facilidad de condiciones...

La estrategia de la banca también pasa por ofrecer unas condiciones ventajosas para despertar el interés de los potenciales compradores. Así, por ejemplo, podrían conceder hipotecas por el 100% del valor de tasación de la vivienda, mientras que en el sector el tope máximo suele ser el 80%.

... Pero con ciertas garantías

Ahora bien, para evitar cometer errores del pasado, los bancos sí están poniendo una serie de limitaciones. Santander, por ejemplo, no actúa hasta que esté vendido el 30% de las casas, para asegurarse de que hay demanda suficiente como para cerrar la transacción de todos los pisos.

Y es que el sector está convencido de que hay proyectos que sí merecen la pena, siempre y cuando se cuente con un promotor solvente, un buen producto y una buena ubicación. Como resume BBVA Real Estate, "cuando uno fabrica lo que se demanda, el producto funciona".