Información sobre vivienda y economía

Nace en Barcelona un sindicato para inquilinos que apuesta por que se limiten los precios del alquiler

Twitter de @SindicatLloguer
Twitter de @SindicatLloguer

El primer sindicato para inquilinos de España no podía nacer en otra ciudad que Barcelona. Ayer hicieron su primera rueda de prensa y el viernes se presentarán oficialmente en sociedad. Al amparo de entidades como la Federación de Asociaciones de Vecinos (FAVB) o el Observatorio Desc (acrónimo de 'drets econòmics, socials i culturals'), entre otras, tienen como objetivo "hacer presión a las administraciones para que regulen los precios de los alquileres" en Barcelona y "defender el derecho a la vivienda".

Llevan meses labrando lo que sería esta plataforma que atendiera, principalmente, a las necesidades de los inquilinos más vulnerables o en riesgo de exclusión social. En su presentación a los medios han explicado que apoyan la creación de un índice de precios del alquiler o una modificación legal de la LAU (ley de arrendamientos urbanos) para ampliar la duración de los contratos de alquiler. Sendas reformas, que dependen del ministerio de Fomento, ya fueron rehusadas por el ministro Íñigo de la Serna en su encuentro con la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, hace un mes. 

Los expertos consultados por idealista/news consideran que la solución no pasa con limitar el precio del alquiler, sino por aumentar la oferta de pisos, ya que la regulación traería consigo más fraude fiscal y, por tanto, menos transparencia. 

El sindicato, claro está, a parte de presionar estas reformas y promover "un alquiler asequible, estable, seguro y digno", también se presentan como la agrupación que velará por los derechos del inquilino y denunciarán aquellas acciones que sean en detrimento del arrendatario.

La iniciativa, tal como explicaron en su presentación, nace como protesta a los precios al alza que lleva experimentando la ciudad de Barcelona y su corona metropolitana los últimos años en el alquiler. Las consecuencias de la crisis llevaron a un cambio de preferencias y el alquiler empezó a cobrar protagonismo como alternativa habitacional. Barcelona es la ciudad que ha encabezado el 'boom' del alquiler en España. En 2016 vivió máximos históricos: según los datos con los que trabaja idealista, el m2 estuvo en 17,4 euros, frente a los 14,6 euros de 2015. Un 9% de incremento, según los datos que maneja la Generalitat con los dispuestos por el Incasòl.

Todo ello, la nueva federación lo considera que si se le añade el salario medio de los barceloneses, según sus datos en torno a los 843 euros mensuales, se crea una mezcla explosiva: "más dificultades para afrontar la carestía desmesurada de la vida", explicaron los sindicalistas. Si bien es cierto que los precios del alquiler en Barcelona se han encarecido, la Ciudad Condal es la segunda en España que supera el umbral de los 20.000 euros de media salariales: después de Madrid, con 24.576 euros, los barceloneses cobran de media 21.775 euros al año, según datos de la Agencia Tributaria

Aquellos que deseen afiliarse al sindicato, explicaron, deberán pagar una cuota de 30 euros al año, con la posibilidad de reducirlo a 15 euros como "tarifa social". Aparte, han emprendido una campaña de 'crowdfunding' para recaptar 20.000 euros que servirán para pagar los costes de servicios jurídicos y así poder asesorar técnica y jurídicamente a los inquilinos.

El Ayuntamiento de Barcelona, por su parte, ha manifestado su opinión y ha celebrado la creación del sindicato. El regidor de Vivienda, Josep Mª Montaner, ha declarado a través de las redes sociales su apoyo a la iniciativa. "Hace falta sumar para impulsar un cambio normativo a favor del derecho a la vivienda y la dignificación del alquiler", ha manifestado Montaner, además de requerir al gobierno central que "revise la LAU para evitar que mucha gente se quede abandonada".