Información sobre vivienda y economía

Entra a debate la ley propuesta por la PAH para controlar el precio del alquiler

El precio de las rentas en las principales ciudades ha empujado a que se plantee si se debe regular el mercado del alquiler en España. La propuesta, redactada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), y abrazada por los grupos parlamentarios de Unidos Podemos, Compromís, ERC, PdeCat y EH Bildu, ha llegado al Congreso para crear una ley que ponga topes a los alquileres a escala nacional, además de impedir más desahucios o blindar el acceso a suministros básicos. Pero primero deberá debatirse si es aplicable legalmente o generará mayor frustración.

Para que la ley se aplique, tal y como está redactada en la primera propuesta, obligaría a modificar diferentes leyes para que pudiera llevarse a cabo sin pisar la regulación existente, principalmente la Ley de Arrendamientos Urbanos (LAU) o la Ley Hipotecaria. La iniciativa pretende modificar la gestión de los desahucios, de forma que sea más rápido paralizarlos cuando se trate de la primera vivienda del hipotecado. De la misma forma, se propone una dación en pago con efecto retroactivo y se realojen temporalmente las familias en situaciones de emergencia a pisos vacíos propiedad de la banca o entidades, entre otras sugerencias.

El proyecto surge de la PAH, quien presentó el texto el pasado 22 de marzo a los diferentes grupos parlamentarios con quienes más tarde se fueron reuniendo. El PSOE estuvo en esas reuniones con la PAH, pero finalmente no ha querido salir en la foto de partidos que apoyan la iniciativa. Beatriz Corredor, responsable de Vivienda en el Partido Socialista, encuentra oportuno tramitar la ley "pero deben debatirse muchos puntos". Desde el PSOE, que se han comprometido a apoyar su trámite en el Congreso, consideran que "el propósito es legítimo, atiende a colectivos vulnerables y las soluciones parecen viables, pero no lo son". Para Corredor, la ley choca con otras leyes y eso podría "crear frustraciones al dar soluciones que no se pueden aplicar".

Un índice de precios, con Cataluña de precedente

El eje vertebral de la iniciativa es el alquiler y poder marcar unos máximos en el mercado del alquiler, tras las subidas que han experimentado, principalmente, Madrid y Barcelona. Desde la PAH plantean fijar un índice de precios en función de unas determinadas características del inmueble, como ubicación o número de habitaciones. Algo que dicen tomar como inspiración de Berlín o París, pero que Cataluña ya tiene en marcha. La Generalitat puso en junio en funcionamiento una herramienta que serviría para "enfriar los precios" y con la intención de "dar incentivos más que sanciones a los buenos caseros".

En el caso de Cataluña se trata de un índice que toma como referencia las fianzas depositadas en el Incasòl y valora criterios como la superficie, la ubicación, el estado de la casa, la eficiencia energética o si está amueblado o no. La propuesta a escala nacional lo tomaría de precedente y se adaptaría, además, a cada barrio o distrito.

Para Corredor, "fijar un precio por zonas no es mala idea, pero un precio máximo puede perjudicar por atender de la misma forma a personas que se encuentren en situaciones más desiguales que otras económicamente" y, además, cree que un tope de precios "podría inducir a una economía sumergida". 

Por su parte, Fernando Encinar, jefe de estudios de idealista, cree que esta propuesta de ley "puede ser cuestionable, pero sobre todo se basa en una medida que llega tarde. Parece que se quiere regular algo que sucedía hace tres o cuatro años. Ahora el precio del alquiler se está estabilizando y lo que no tiene sentido es regular algo que el propio mercado está autorregulando”.

PdeCat: "Soluciones a los desahucios, no a las okupaciones ilegales"

Una de las propuestas que recoge esta iniciativa es el atender a personas que fueron desahuciadas y dar la opción a que lo bancos y grandes tenedores ofrezcan su cartera de viviendas a familias que perdieron su casa. El Partido Demòcrata de Catalunya (PdeCat) es uno de los partidos que sale en primera línea apoyando el borrador de esta propuesta de ley. Sin embargo, discrepa con determinados puntos que intentaron negociar sin recoger frutos Es el caso de las okupaciones ilegales. Lourdes Ciuró, diputada de PdeCat en el Congreso y portavoz de Vivienda, apunta que "el contenido de la propuesta lo vemos bien pero algunos puntos no compartimos. Nunca legalizaremos las okupaciones". 

Para Ciuró, la responsabilidad social de un desahucio nunca debería recaer en los propietarios privados y pequeños, sino en la Administración. Desde PdeCat, cuenta Ciuró, "tenemos una propuesta para poner solución para no atentar a la convivencia vecinal, porque nunca una patada en la puerta es forma de acceder a una vivienda, sería esto la selva", opina.

Desde la PAH señalan que, "la situación hipotecaria ha empeorado, aumentando la deuda de las familias más vulnerables, que deben elegir entre vivir en la calle con sus hijos u okupar una vivienda". Si bien es cierto que este primer borrador incorpora una propuesta para que se incremente el parque público de vivienda y los alquileres sociales no sean superiores al 30% de los ingresos familiares.

El alquiler en Madrid se ralentiza, en Barcelona cae

Aunque el alquiler ha subido de forma generalizada en España (una media de 18,4% interanual), el mercado del alquiler en las dos grandes capitales tuvo una evolución dispar el año pasado. Según el último informe de precios de idealista, en Madrid subieron un 7,9% de media frente a la caída que experimentó Barcelona, que cerró 2017 con una bajada del 2,4%. A pesar del descenso generalizado, la Ciudad Condal se consolida como la ciudad más cara, con 17,5 euros/m2), seguida de la capital española (15,5 euros/m2). 

Además, Encinar recuerda que “en grandes capitales como París o Berlín" las ciudades que toman como ejemplo la PAH para la propuesta, "las restricciones han provocado que muchos propietarios hayan decidido retirar sus casas del mercado, algo que reduciría todavía más la oferta de viviendas disponibles para alquilar, o cobrar de alguna manera la diferencia entre el precio máximo y la realidad del mercado. Siempre es peligroso intentar actuar en los precios de manera artificial”.

Madrid y Barcelona han sido siempre el referente del mercado de alquiler. Siguen siendo las dos ciudades más caras para alquilar, pero este año no han encabezado los incrementos, quienes han protagonizado las mayores subidas han sido Santa Cruz de Tenerife (22,7%), Las Palmas de Gran Canaria (22,5%) o Girona (20,5%), entre otras.

En lo que casi todos los grupos parlamentarios, salgan o no en la foto de la propuesta de ley, están de acuerdo es en ampliar la duración mínima de los alquileres y recuperar los 5 años que antes recogía la LAU. "Ampliar la duración de los contratos no solo ayudaría a reducir los incrementos de precios, tamnién a facilitar a tener proyectos de vida si estás de alquiler", explica Ciuró.

Por su parte, Corredor remarca que "la vivienda es un derecho humano y constitucional y debe ser digna" y no aprueba que el mercado siempre se autorregule, "existe, pero a aquellos que el mercado deja fuera hay que intervenir y protegerles ese derecho".