Información sobre vivienda y economía

La verdad del Brexit en España: los británicos solo compran 8.500 viviendas de un total de 513.000 unidades

Al ladrillo residencial español no le preocupa la salida de Reino Unido de Europa

Parlamento Británico.
Flickr/Creative commons

Llega el momento de la verdad para el tan polémico Brexit. Las últimas noticias apuntan a un acuerdo entre Bruselas y Londres para una salida amistosa de Reino Unido de Europa. Todos los países y sus distintos sectores ya han comenzado a calcular las repercusiones de esta marcha. En España, el sector inmobiliario está tranquilo, después de los datos aportados por APCE (Asociación de Promotores Constructores de España). Unas cifras que muestran el poco porcentaje que representan los británicos en el total de transacciones de vivienda del último ejercicio. 

En este sentido, Juan Antonio Gómez-Pintado, presidente de esta patronal, explica que en el año pasado los ingleses adquirieron 8.500 unidades en España de un total de 513.000 operaciones de compraventa que se produjeron en el periodo que transcurrió entre abril de 2017 y el mismo mes de 2018, según datos de APCE. Además, la asociación explica que antes de producirse el referéndum, las ventas eran de 10.000 viviendas. Es decir, la confirmación del Brexit sólo supuso un descenso de 1.500 casas. 

Tras estudiar estos datos, APCE considera que un daño grave sería que los británicos no adquirieran ninguna vivienda una vez que se confirme la salida de Reino Unido, pero es una situación "imposible". De hecho, el peor de los escenarios dibuja un descenso en las ventas a ciudadanos ingleses del 50%. Un panorama que tampoco preocupa a la patronal inmobiliaria porque todavía sería un porcentaje muy pequeño con respecto al total de operaciones. 

"El Brexit no supondrá un problema sectorial, sino provincial", afirmó el ex-CEO de Vía Célere durante la rueda de prensa de la APCE para explicar el futuro del sector. El ahora presidente del grupo Vía Ágora apuntó que serían comunidades como la valenciana, Baleares o Canarias las que podrían sufrir un mayor impacto por la salida de Reino Unido del Viejo Continente.

En este discurso poco alarmista, la APCE además arroja otro dato que invita al optimismo del sector con respecto al Brexit: el porcentaje de compra de viviendas realizadas por extranjeros en el último ejercicio registrado (abril-abril). Este intervalo ha aumentado un 0,8%. En concreto, ha pasado de un 15,8% a un 16,6%, según cifras de la asociación. Un crecimiento que se ha producido justo el mismo año en el que las transacciones de los británicos han descendido. Otro motivo más que invita al optimismo de la patronal con respecto al Brexit.

En este sentido, sin ir más lejos, el peso de los británicos se ha situado en el 13,79%, marcando mínimos históricos y lejos del 37% de 2008. También han perdido fuelle en los últimos años los franceses (protagonizan un 7,5% de las operaciones, frente al 10% de 2014), los alemanes (con un 6,89% están en mínimos desde 2008) y los italianos (su 4,91% dista del 5,77% de 2017). 

Y mientras los compradores procedentes de las principales potencias económicas del Viejo Continente pierden fuelle, otras nacionalidades como marroquíes, rumanos y chinos están batiendo récord o acercándose a los máximos que tocaron antes de la crisis. 

Los marroquíes, por ejemplo, han protagonizado el 6,14% de las operaciones en los primeros tres meses del año, por lo que se sitúan como la cuarta nacionalidad más activa en la compra de casas en España. A finales del año pasado, en cambio, estaban en octava posición. Es su mejor registro desde 2008, aunque en números absolutos es el mejor año desde 2007. Y es que en todo 2008 compraron 1.021 casas en nuestro país, una cifra muy similar a la del primer trimestre del ejercicio en curso. 

Malos augurios para Reino Unido

Sin embargo, las previsiones para Reino Unido en materia de vivienda no son tan esperanzadoras, según KPMG. De hecho, la consultora estima que un Brexit sin acuerdo hundiría el precio de la vivienda en Reino Unido en 2020. En este sentido, un informe estima que el precio de la vivienda bajaría un 6,2% en Reino Unido y un 7% en Londres durante 2020 si el país abandona la Unión Europa de manera no amistosa el próximo 31 de octubre. Cabe destacar que el mercado residencial británico está estancado desde 2016. Hasta junio el precio subió un leve 0,9% en tasa interanual.

En caso de haber un Brexit con acuerdo (situación más probable en la actualidad), KPMG cree que los precios sólo bajarían un 0,1% en el conjunto del país en 2019 y que incluso subiría en 2020 un 1,3%. Pero Londres es otro mercado más perjudicado. Este año el precio bajará un 4,7% tanto si hay acuerdo sobre el Brexit como si no lo hay, aunque en el caso de que no hubiera acuerdo la caída sería del 7% en 2020.

La caída sería aún mayor en Irlanda del Norte, donde alcanzaría el 2,2% este año y el 7,5% el año que viene, confirmando la importancia que tiene para el conjunto de la isla de Irlanda el hecho de que Reino Unido abandone la Unión Europea con un acuerdo.