Información sobre vivienda y economía

Esta casa prefabricada de Brasil está hecha con contenedores y esconde un interior de lujo

KS arquitetos
KS arquitetos
Autor: Vicent Selva (colaborador de idealista news)

Porto Alegre es una de las ciudades más conocidas de ese gran país lusófono que es Brasil. El nombre de esta ciudad de casi 1,5 millones de habitantes, fundada en 1769 por colonos provenientes de las portuguesas Islas Azores, ha sido mundialmente conocido por diferentes motivos. Algunos de ellos, de carácter político, ya que allí nació el Foro Social Mundial (conocido por ello como Foro de Porto Alegre); otros deportivos, como haber sido una de las principales sedes de la Copa Mundial de Fútbol celebrado en 2014.

Pero, además, la ciudad ha sido galardonada en numerosas ocasiones con diferentes premios que la catalogan como una de las mejores capitales brasileñas en las que vivir, hacer negocios o trabajar. Ello demuestra que, a pesar de los grandes retos a los que la ciudad ha enfrentado, y todavía enfrenta, Porto Alegre es una ciudad abierta e innovadora, un carácter que se refleja en su urbanismo y su arquitectura.

Un buen ejemplo lo encontramos en el proyecto que en ella ha llevado a cabo el estudio KS arquitetos, conocido como la Casa contenedor RD, a petición de un trabajador metalúrgico que, al parecer, es un auténtico apasionado de las estructuras metálicas, que ha sido copartícipe en el diseño y la construcción. La nueva residencia reutiliza contenedores de envío marítimo para lograr una estructura altamente resistente y preparada que representa perfectamente el estilo de vida y la profesión del propietario.

Además de crear una estructura robusta, los contenedores también fueron elegidos por los beneficios de modularidad y montaje rápido. Configurados uno al lado del otro o apilados uno encima del otro, los contenedores permitieron propuestas altamente racionales debido a la facilidad de manejo del módulo. Basado en el excepcional potencial estructural incorporado del contenedor, surgió el concepto formal de la casa del contenedor: las estructuras apiladas pero rotadas crean equilibrios inesperados y gestos de rotación. La inspiración surgió durante la investigación cuando el equipo de diseño se encontró con la imagen icónica de un inmenso barco, cargado de contenedores apilados en un montón desordenado. “Otro factor importante importante, que guió la elección de la materialidad, fue la optimización del trabajo, tanto en el tiempo como en la facilidad de los procesos de ensamblaje, que difieren considerablemente de la mampostería tradicional y el hormigón armado”, aseguran en la página web del estudio.

Esta peculiar vivienda casa está ubicada en una ladera de la ciudad, que es uno de los puntos más altos de todo el núcleo urbano. El paisaje se despliega ante los enormes ventanales de la sala de estar, orientados hacia un área de conservación al lado del sitio, con el volumen equilibrado y girado de la suite principal con vista al río Guaíba y sus inolvidables puestas de sol. Estos módulos oblicuamente yuxtapuestos ofrecen diferentes ángulos en el paisaje.

Además de las consideraciones de orientación y ubicación, la parcela en cuestión está salpicada de dimensiones más generosas que las que se encuentran comúnmente en los lotes urbanos. Su posición permite que el gesto de rotación tenga lugar de manera que la ubicación de la casa no invada el perímetro. está cómodamente alejado, asegurando así la privacidad de la familia a pesar de las muchas aberturas que proporcionan ventilación cruzada en varios momentos.

Por su ubicación en la ladera, con una una pendiente pronunciada y, parte de la casa se encuentra medio enterrada, creando un lugar propicio para las funciones de garaje y el taller. Debido a su intersección con el suelo, este volumen se realizó en hormigón prefabricado, manteniendo la lógica estandarizada e industrial de la construcción.

Para las fachadas, se decidió aprovechar la estética de los contenedores al presentar la estructura metálica manifiesta como tal, incluso la puerta principal de la residencia está hecha con dos puertas originales de los módulos. Internamente, para asegurar la calidad termoacústica, las paredes y los techos se cubrieron con paneles de yeso, mientras que el piso recibió pisos de vinilo después de nivelar con paneles OSB y un compuesto nivelador. Algunas paredes interiores revelan la estructura en bruto, afirmando y recordando que esta casa inusual, construida por muchas manos, es una gran torre de contenedores apilados.