Información sobre vivienda y economía

El precio de la vivienda no volverá a niveles precovid-19 hasta 2024, según CaixaBank Research

Bloque de viviendas / Pixabay
Bloque de viviendas / Pixabay
Autor: Redacción

El coronavirus afectará de manera directa al precio de la vivienda y los efectos de la pandemia se comenzarán a observar a finales de 2020, aunque será en 2021 cuando más se note. En concreto, los expertos de CaixaBank Research calculan que el precio descenderá entre un 6% y un 9% el próximo ejercicio y no se volverá a recuperar hasta 2024. Aún así, la entidad pretende destacar que el sector cuenta con unos fundamentos muchos más sólidos que en la recesión de 2008.

El covid-19 ha afectado a todo el tejido empresarial español y aunque el sector inmobiliario es uno de los menos perjudicados, lo cierto es que ya ha comenzado notar los primeros efectos. Los expertos ya han realizado las primeras previsiones sobre los distintos segmentos del ‘ladrillo’. El retail y el hotelero son los peores parados tras la pandemia; la logística el más beneficiado y las oficinas y residencial los más resistentes. A pesar de esta circunstancia, se esperan cambios en todos estos subsectores.

En el residencial, consultora como CBRE han pronosticado descensos de entre el 2% y el 7% para este ejercicio, pero no es la única entidad que ha esbozado el escenario poscovid-19. CaixaBank Research también se ha arrojado al mercado su visión. “El precio de la vivienda experimentará un ajuste importante, y a finales de 2021 podría llegar a situarse entre un 6% y un 9% por debajo de los niveles precrisis, en el conjunto de España. Aun así, las disparidades geográficas y por tipología de vivienda serán notables, y todo apunta a que las zonas turísticas y la vivienda de segunda mano son las que más sufrirán”, afirma Judit Montoriol-Garriga, economista senior de CaixaBank Research, que también explica que no será hasta 2024 cuando comiencen a verse precios precovid-19.

La experta también se atreve a realizar una predicción sobre la evolución del PIB durante los próximos ejercicios basándose en datos que maneja la entidad. “En CaixaBank Research esperamos que el PIB retroceda entre un 13% y un 15% en 2020, y que no recupere los niveles precrisis hasta finales de 2023”, asegura.

Pero no todo son malas noticias, porque CaixaBank Research recuerda que es importante resaltar que el sector cuenta con unos fundamentos mucho más sólidos que en la anterior crisis de 2008.

“Antes de la irrupción del coronavirus, la situación financiera del conjunto de los hogares españoles y de las empresas del sector era más saneada que hace 12 años. Además, la construcción de nuevas viviendas no resultaba excesiva en relación con la evolución de la demografía. Y la posición de solvencia y liquidez del sector bancario es ahora mucho más holgada. Todos estos factores nos dan confianza sobre la capacidad del sector de sortear la crisis actual”, puntualiza Montoriol-Garriga.

Con respecto a la compraventa de vivienda, la entidad calcula que que en 2020 las transacciones descenderán entre un 30% y un 40%, aunque también observan una recuperación gradual durante el próximo ejercicio. “La renta de los hogares se está viendo mermada y la incertidumbre sobre las perspectivas laborales futuras puede hacer incrementar el ahorro precautorio de los hogares y que se pospongan decisiones de inversión de largo plazo. Las compraventas de extranjeros, que representaron un 12,5% del total en 2019, se verán especialmente perjudicadas”, explica la experta.

Por su parte, los visados de obra nueva podrían retroceder entre un 20% y un 40% a lo largo de este año, según sus previsiones. Un descenso provocado por la ralentización de la actividad constructora tras el covid-19. El mercado del alquiler será el gran beneficiado en el residencial. “El arrendamiento de viviendas se verá menos afectado al recibir el apoyo de una mayor demanda ante las dificultades de los hogares para acceder a la vivienda en propiedad”, sentencian desde CaixaBank Research.