Información sobre vivienda y economía

Dependencia energética: por qué es un problema y cuáles son las soluciones

España importa la mayoría de la energía que consume, a pesar de contar con mucho potencial para impulsar las energías renovables

Pixabay
Pixabay
Autor: Redacción

La dependencia energética empieza a interesar a la sociedad actual. Cada vez estamos más comprometidos con el medioambiente y buscamos alternativas sostenibles, que no afecten negativamente al planeta e incluso que lo beneficien. Gestos como aprovechar la energía solar o apostar por el autoconsumo a través de placas solares son algunos de los más eficaces para reducir al máximo la dependencia energética.

Repasamos las claves de la dependencia energética, por qué se ha convertido en un problema y qué alternativas hay sobre la mesa para acabar con ella:

Qué es exactamente la dependencia energética

El término hace referencia a la cantidad de recursos energéticos primarios que necesita comprar un país para cubrir sus necesidades de consumo interno. Cuando hablamos de recursos energéticos primarios, hacemos referencia a la energía solar, que proviene de los rayos del sol; la eólica, que se obtiene de las masas de aire; y por último, destacamos la energía hidroeléctrica, disponible gracias a las corrientes de agua.

La dependencia energética de un país nace debido a la alta demanda de energía importada junto con la incapacidad de abastecimiento para cubrirla con sus recursos naturales. 

Un consumo abusivo de combustibles fósiles

La utilización de los combustibles fósiles durante décadas ha dejado en el mundo grandes niveles de contaminación y de dióxido de carbono que han agravado el efecto invernadero. España todavía depende de las energías importadas del resto del mundo, a pesar de que cuenta con gran potencial para las energías renovables gracias al buen clima y a los recursos naturales. Según el informe 'Renewable Energy and Solar Research Report: What’s in store for 2021', el potencial de crecimiento del parque solar fotovoltaico en España es de hasta un 52%. 

Los datos oficiales del último informe del Observatorio de Energía y Sostenibilidad, fechado en el año 2019, cifran la importación en un 89% del total de la energía consumida en el territorio español, muy por encima de la media europea. Depender tanto de las energías de otros países hace que el nuestro quede relegado a la disponibilidad de terceros y a variaciones en el precio, según la oferta y la demanda. Por eso es tan necesario buscar fuentes energéticas alternativas internas. 

En España no solo se consume petróleo; los hidrocarburos, en general, conforman un alto porcentaje de la importación energética nacional, lo que provoca una alta contaminación atmosférica y elevadas emisiones de CO2.

El informe de Greenpeace “Atados” asegura que solo ocho compañías energéticas controlan casi la mitad de la electricidad del continente europeo, y únicamente el 13% proviene de fuentes renovables. Algo totalmente opuesto a lo que propone la Comisión Europea. 

Los recursos energéticos renovables más importantes en España

La energía solar

El sol está presente en los cielos de nuestro país en la mayoría de los días del año. Si bien es cierto que algunas regiones disponen de más horas de sol y temperaturas más altas, en general, España es un buen país para aprovechar el recurso del sol. España cuenta con una media de aproximadamente 2.500 horas de sol anuales. Esta situación es ideal para que instales kits solares en casa. España ocupa el octavo puesto en el mundo en cuanto a la producción de energía solar y cuenta con la mayor planta de energía solar de Europa, situada en Extremadura. 

Como hemos comentado, eliminar la dependencia energética también está en nuestra mano y una de las maneras de conseguirlo es a través de las placas solares. Hacer uso de una energía ilimitada como el sol reduce nuestra huella de carbono y nos proporciona un ahorro en la factura de la luz. Es decir, obtendríamos tanto beneficios ecológicos y medioambientales como económicos a nivel personal. Los paneles solares no son más que unas placas formadas por celdas fotovoltaicas. Su principal función es transformar la energía solar en energía eléctrica. El funcionamiento es el siguiente: las celdas captan los rayos del sol y, gracias al silicio, que es un material semiconductor, transforman la luz solar en electricidad para el autoconsumo.

Otro gesto individual para ahorrar energía es evitar el uso de tu vehículo particular a diario. Elige la opción del transporte público o la bicicleta, siempre que sea posible. En el caso de tener que desplazarte con el coche, una idea sería compartirlo con alguien que viaje cerca de tu destino. De este modo, evitarás que los niveles de emisiones de CO2 sigan aumentado considerablemente.

La energía hidráulica

Es la energía que se obtiene mediante la caída del agua desde cierta altura; esto provoca el movimiento de unas ruedas hidráulicas o turbinas. El sistema para la captación del recurso natural se implanta en las zonas que presentan una fuente suficiente de agua. Puesto que España es una península, disponemos de una amplia extensión de litoral, además de grandes ríos y pantanos. Todas sus masas de agua son perfectas para convertirlas en energía. Dentro del territorio nacional, Galicia, Castilla y León, Cataluña y Aragón son las regiones que más energía hidráulica producen.

La energía eólica

Consiste en transformar el movimiento de las corrientes de aire en energía eléctrica. La energía que se aprovecha de las masas de aire supone un gran aporte para la producción energética de España. Somos el séptimo país del mundo en la producción de energía eólica. Los parques eólicos se instalan en áreas de campo casi despobladas y en zonas aisladas de los núcleos de población, para que el ruido que generan no moleste a los habitantes cercanos.

Hacia un futuro limpio y sin dependencia energética

Para que la situación cambie, debemos actuar como los eslabones de una cadena. Todos somos necesarios y podemos ayudar en la causa. Cada acción cuenta. Se necesitan el compromiso y la actitud por parte de todos los sectores de la población. Desde la sociedad hasta las Administraciones Públicas, pasando por las grandes empresas e industrias del país. Todos pueden y deben contribuir a la mejora energética.

Para reducir la dependencia energética tanto en el ámbito doméstico como en el industrial, la Administración debería incentivar la investigación y el consumo de las energías renovables, como la energía solar. Se requiere un plan que fomente la inversión pública, privada y mixta para la generación de electricidad mediante fuentes de energías renovables.

Tras la crisis sanitaria, Europa ha puesto el foco en la sostenibilidad a gran escala, con el objetivo de impulsar la rehabilitación de los edificios, la economía verde y la movilidad sostenible. Estos, de hecho, son algunos de los proyectos a los que España destinará más presupuesto, en el marco de los fondos europeos para la reconstrucción tras el covid-19.

Como recuerda IMEnergy, empresa líder en el diseño, ingeniería, suministro y construcción de plantas energéticas, "cerca de uno de cada tres euros de los 140.000 millones de euros que recibirá España del Fondo Europeo de Recuperación (entre ayudas directas y préstamos) irán destinados al progreso del modelo productivo de energía".

Descubre en idealista/energy cuánto puedes ahorrar instalando paneles solares en el tejado de tu casa.