Información sobre vivienda y economía
5 pueblos del Pirineo aragonés que no te puedes perder
Pirineo aragonés / Creative commons

5 escapadas al Pirineo aragonés

Autor: Eduardo Basanta

El Pirineo aragonés es un tesoro por descubrir, un paraíso para los amantes de la alta montaña en España. En los límites de su territorio se concentran algunos de los picos más altos de la Península Ibérica y algunas de las mejores estaciones de esquí.

Los pueblos de la parte norte de la provincia de Huesca esconden un aire soñoliento, un ritmo apacible cargado de antigüedad y silencio. Sus alrededores guardan infinidad de valles, praderas, bosques, ríos o acantilados. Todo lo que el espíritu aventurero que guardas en tu interior quiere recorrer.

Sallent de Gállego, desde 58 euros/noche

Aínsa-Sobrarbe, desde 30 euros/noche

Panticosa, desde 42 euros/noche

Broto, desde 32 euros/noche

Tramacastilla de Tena, desde 38 euros/noche

 

1. Sallent de Gállego

Sallent de Gállego es, desde el siglo XIII, una de las villas más importantes del Valle de Tena. A pesar de la influencia de modernidad que ejerce la estación de Formigal sobre el pueblo, todavía conserva sus tortuosas y estrechas callejuelas, un puente medieval del siglo XVI (más conocido entre los lugareños como 'Puente del Paco') y una deliciosa iglesia gótica.

El espléndido paraje natural de Sallent se sitúa a los pies del espectacular Embalse de Lanuza, cuyas aguas cristalinas te maravillarán.

Sallent de Gállego
www.flickr.com/photos/jesusabizanda/ / Flickr/Creative commons

Apartamentos y casas en Sallent de Gállego

Ver más apartamentos y casas en Sallent de Gállego

Buscar restaurantes en Sallent de Gállego

Ver pisos en venta en Sallent de Gállego

 

2. Aínsa-Sobrarbe

Aínsa es uno de los pueblos medievales más bonitos que verás. Su espectacular Plaza Mayor se convierte en el centro neurálgico del esta localidad oscense. Los balcones que dan a la plaza siempre te recibirán repletos de flores y el campanario de su iglesia te permitirá tener un vista inigualable.

El paso de distintas civilizaciones (de celtas a musulmanes) por sus tierras le ha otorgado a Aínsa un halo histórico, lo que convertirá tu visita en un auténtico viaje en el tiempo.

Plaza Mayor de Aínsa / Wikimedia commons
Plaza Mayor de Aínsa / Wikimedia commons

Apartamentos y casas en Aínsa-Sobrarbe

Ver más apartamentos y casas en Aínsa-Sobrarbe

Buscar restaurantes en Aínsa-Sobrarbe

Ver pisos en venta en Aínsa-Sobrarbe

 

3. Panticosa

Este pueblo pirenaico cuenta dentro de su término municipal con una estación de esquí alpino, Panticosa-los Lagos, además de un famoso balneario que, a su vez, también cuenta con varios kilómetros para los amantes del esquí de fondo. El balneario no se fue construido aquí por casualidad, ya que las aguas termales de la zona son conocidas desde la época romana.

Pero Panticosa no es sólo nieve y aguas termales. Concentra alguna de las mejores rutas de senderismo de toda la región. Una de las más sencillas es la ruta al Ibón de Sabocos, un precioso lago de origen glaciar a 1.900 metros sobre el nivel del mar.

Panticosa
www.flickr.com/photos/anaypacosancho/ / Flickr/Creative commons

Apartamentos y casas en Panticosa

Ver más apartamentos y casas en Panticosa

Buscar restaurantes en Panticosa

Ver pisos en venta en Panticosa

 

4. Broto

Broto es un pequeño y precioso pueblo es ideal por su situación para una visita al Parque nacional de Ordesa y Monte Perdido.

Cuando visites Broto hay varias cosas que no te puedes perder: la iglesia de San Pedro Apóstol, del siglo XVI, que funde el estilo gótico aragonés con el renacentista, el río Ara que divide a la localidad en dos barrios y el paseo a la Ermita de la Piedad, antigua iglesia románica del siglo XI.

Broto / Wikimedia commons
Broto / Wikimedia commons

Apartamentos y casas en Broto

Ver más apartamentos y casas en Broto

Buscar restaurantes en Broto

Ver pisos en venta en Broto

 

5. Tramacastilla de Tena

Esta localidad situada en la comarca del Alto Gállego, a más de 1.200 metros sobre el nivel del mar, cuenta con algunas de las casas de piedra más bonitas de la región, así como una vista privilegiada sobre las montañas y unos atardeceres espectaculares.

Esta pequeña villa es sobre todo conocida por su iglesia, San Martín de Tramacastilla de Tena, del siglo XII, que quedó en ruinas para su posterior remodelación en el siglo XVII, además de por su excelente cocina donde destacan las migas.

Tramacastilla de Tena
www.flickr.com/photos/37217010@N06 / Flickr/Creative commons

Apartamentos y casas en Tramacastilla de Tena

Ver más apartamentos y casas en Tramacastilla de Tena

Buscar restaurantes en Tramacastilla de Tena

Ver pisos en venta en Tramacastilla de Tena

 

Recibe nuestra selección de noticias en tu mail