Información sobre vivienda y economía

Discusiones, secretos y mentiras… el 5% de las reformas domésticas acaba en divorcio

Autor: Redacción

Obreros entrando y saliendo, toneladas de polvo, retrasos, inesperados incrementos de presupuestos… las reformas domésticas suelen ser periodos de estrés que ponen a prueba la fortaleza de las relaciones. De hecho, casi la mitad de las parejas españolas considera que es un proceso difícil, hasta el punto de que un 7% ha necesitado ir a terapia después de concluida la obra y un 5% ha acabado divorciándose, según una encuesta elaborada por la plataforma de diseño y decoración Houzz.   

Llegar a un acuerdo sobre los materiales y los acabados suele ser el punto que despierta mayores desencuentros: el 49% de los entrevistados considera que esta decisión es la más problemática a la hora de afrontar una reforma. Coincidir en el diseño también provoca fricciones en cuatro de cada 10 parejas.

Elegir el estilo que coincida con el gusto de ambos, no es nada fácil. Según los datos publicados por Houzz, solamente el 21% de las parejas estuvo de acuerdo al 100% sobre el estilo, mientras que el 62% confiesa que tuvieron que hacer concesiones y combinar ambos estilos. Para uno de cada cinco españoles, no hubo acuerdo posible: el 15% luchó por imponer su estilo y el 2% acabó cediendo al estilo preferido por su pareja.

La comunicación, básica para llevar a buen puerto la obra, es también se resiente durante las reformas, hasta el punto de que algunas parejas optan por tomar decisiones de manera individual sin consultar al otro. 

Casi uno de cada cinco españoles encuestados (18%) reconoce haber realizado una compra o tomado una decisión importante sobre diseño durante el proyecto sin consultarlo con su pareja, mientras que el 4% afirma haberse escabullido en alguna ocasión durante el proyecto. Por otro lado, el 8% admite haber ocultado a su pareja el coste de una compra o servicio. 

Del amor al odio

Sin embargo, a pesar del estrés que sufre la relación durante las reformas, todavía hay luz al final del túnel. La totalidad de los que respondieron (100%) afirma que, tras ver el resultado, mereció la pena tanto esfuerzo.

Y es que, a pesar de las adversidades, las reformas en el hogar unen a la mayoría de las parejas. Según revela la encuesta de Houzz, tres de cada cinco parejas (53%) pensaron al finalizar las obras que hacían un gran equipo y solamente un 7% de los encuestados necesitó acudir a terapia de pareja durante la reforma. 

En otros casos, la terapia no fue suficiente. El 12% pensó ‘¿cómo he podido acabar yo con una persona así?’ y el 5% consideró incluso poner fin a la relación o divorciarse durante el proceso. 

Eso sí, pocos hacen autocrítica: a la hora de repartir responsabilidades, casi la mitad de los españoles (40%) está convencido de que demostró mayor predisposición y se involucró más durante el proyecto que su pareja.

Coincidiendo con la mayoría de los expertos en relaciones sentimentales, el 25% de las parejas considera que el compromiso es esencial para fortalecer la relación y asegurar una remodelación exitosa.

Sin embargo, las parejas recomiendan que, antes de emprender una obra, es fundamental ponerse de acuerdo en los aspectos fundamentales del proyecto (48%), preparar un presupuesto realista (42%) y evitar vivir en la casa durante la reforma (37 %).