Información sobre vivienda y economía

Caída récord: el PIB de España se hunde un 22% anual en el trimestre del confinamiento

Autor: Redacción

El covid-19 ha dado un golpe económico sin precedentes a España. Según el dato adelantado de la Contabilidad Nacional publicado por el INE, en el segundo trimestre el PIB doméstico se desplomó un 18,5% en términos intertrimestrales y hasta un 22,1% en tasa anual.

El desplome coincide con el periodo de estado de alarma y el confinamiento, en el que la actividad se vio parada durante semanas. Ya en los primeros tres meses del año, con un efecto parcial de la crisis del coronavirus, el PIB de España se hundió un 5,2% trimestral y un 4,1% en tasa anual.

Según explica el organismo de estadísticas, el desplome de la actividad se ha visto arrastrado por la demanda nacional, cuya contribución al crecimiento interanual del PIB es ha sido de -19,2 puntos (15,5 puntos inferior a la del primer trimestre), mientras que la demanda externa ha aportado −2,9 puntos (2,5 puntos menos que en el trimestre anterior). Destaca, por ejemplo, la fuerte caída del consumo final de los hogares (-25%) y de la inversión (en el caso de la vivienda y otros edificios, el descenso supera el 30%). También han cedido más de un 30% las exportaciones y las importaciones.

A pesar del desplome inédito del PIB de España, las previsiones de organismos y analistas ya adelantaban un descenso de la actividad cercano al 20% entre abril y junio (que será de largo el peor trimestre del ejercicio), aunque adelantan una mejora en la segunda mitad de año. El consenso prevé un desplome económico en 2020 cercano al 11%, mientras que el FMI sitúa el descenso en torno al 12,8% y el Banco de España en el 15% en el peor de los escenarios

La economía doméstica no es la única que ha registrado una contracción récord en el segundo trimestre por la crisis del coronavirus. EEUU anunció ayer un desplome intertrimestral inédito del 9,5%, que se eleva al 32,9% en tasa anualizada. Es el peor registro desde la Segunda Guerra Mundial.

En Alemania, la mayor economía europea, la actividad se contrajo un 10,1% intertrimestral, mientras que en Francia el descenso se eleva hasta el 13,8%, lo que también es una cifra inédita.