Información sobre vivienda y economía

La deuda pública de España ya está en el 120% del PIB (y no sólo es por culpa de Sareb)

Autor: Redacción

El Banco de España ha revisado al alza la deuda pública doméstica, que terminó 2020 batiendo récord tras alcanzar 1,346 billones de euros, cifra equivalente al 120% del PIB.

Esto significa que el conjunto de las Administraciones Públicas, incluyendo el Estado, las autonomías, los ayuntamientos y la Seguridad Social deben más dinero que nunca, e incluso más del que España es capaz de producir en un año.

En los últimos 12 meses, el apalancamiento público se ha ampliado en más de 24 puntos porcentuales sobre el PIB, como consecuencia de varios factores. Uno de ellos es el cambio estadístico europeo que ha obligado a contabilizar como deuda las pérdidas actuales de Sareb, la sociedad que aglutina los activos tóxicos de la banca, pero no es el único.

El subidón del endeudamiento de las Administraciones también está vinculado a las medidas públicas que se han puesto en marcha para paliar los efectos de la crisis del covid-19 y ha aumentado el gasto público hasta situarlo en máximos de la democracia (hasta el 51,3% del PIB), así como a la recesión de la actividad, que se situó en el 10,8% del PIB, según el INE. Así pues, en 2020 ha aumentado el gasto y se ha tenido que incluir a Sareb, al tiempo que el PIB se ha reducido a doble dígito.

De hecho, sin el 'efecto Sareb', la deuda pública se situaba en el 117,1% del PIB (esto es, en unos 1,314 billones de euros), según los datos del Banco de España; es decir, era 34.182 millones de euros inferior al volumen actual. 

Para poner en perspectiva esta cifra, basa recordar que el endeudamiento de la Administración Central creció el año pasado en más de 110.000 millones de euros al margen de Sareb, y que la deuda de la Seguridad Social se situó alrededor de los 85.000 millones de euros. Por si fuera poco, el volumen de apalancamiento público continúa subiendo una vez digerida la parte de Sareb, a cierre de enero se situaba ya a un paso de 1,35 billones de euros. 

Por qué ahora es necesario contabilizar a Sareb

En una nota informativa, el Banco de España resume los motivos que han llevado al Estado a asumir en las cuentas los números rojos que arrastra actualmente la sociedad liderada por Jaime Echegoyen.

"Sareb fue creada en noviembre de 2012, en el contexto de la crisis financiera y como parte del programa de ayudas a las instituciones financieras para la reestructuración y recapitalización del sector bancario español. La unidad fue establecida con una vida prevista limitada a 15 años y es mayoritariamente propiedad de entidades privadas (que ostentan el 54,1% del capital), aunque sus pasivos, principalmente emisiones de valores, están garantizados por el Estado", sostiene el supervisor financiero.

Y añade que "en el momento de su creación, teniendo en cuenta el Estatuto de Sareb y tras un análisis minucioso de la legislación europea, de acuerdo con Eurostat se decidió clasificar Sareb como una institución financiera privada no controlada por las Administraciones Públicas. Además del hecho de que Sareb era mayoritariamente propiedad de entidades privadas, una de las condiciones en las que se fundamentó esta decisión inicial fue que las pérdidas de Sareb, en caso de que las hubiera, tenían que ser relativamente pequeñas en comparación con el tamaño total de sus pasivos".

Pero después de esa decisión se produjeron cambios en la metodología estadística que regula la clasificación de este tipo de entidades y fue ahí donde empezaron los problemas.

"En primer lugar, el desarrollo del SEC 20103 amplió las formas de control público de las entidades de manera que con las nuevas normas, y teniendo en cuenta la evolución reciente de esta sociedad, se puede concluir que Sareb es una unidad bajo el control de las Administraciones Públicas. En segundo lugar, desde su creación, Sareb ha ido incurriendo en pérdidas significativas, que actualmente representan un volumen apreciable en relación con sus pasivos, lo que indica que parte de las garantías públicas sobre esos pasivos se ejecutarán en el futuro. Finalmente, en la Unión Europea, entidades similares en otros Estados miembros, que fueron originalmente clasificadas fuera del sector de las Administraciones Públicas, han sido reclasificadas en dicho sector por las autoridades estadísticas nacionales", explica el Banco de España. 

Así pues, teniendo en cuenta la opinión de Eurostat y de acuerdo con la normativa vigente, "el Comité Técnico de Cuentas Nacionales ha considerado que Sareb debe reclasificarse en las Cuentas Nacionales como una unidad perteneciente al sector de las Administraciones Públicas, dentro del subsector de la Administración Central, con efectos desde finales del año 2020", aclara el organismo liderado por Pablo Hernández de Cos.

Además de aumentar la deuda pública (dentro de la categoría deuda del Estado), la situación de Sareb también tiene un impacto en el déficit público. 

Los ayuntamientos, cada vez menos endeudados

Otro dato llamativo es que la deuda pública que está creciendo con más fuerza es la del Estado, la Seguridad Social y las CCAA, mientras que la de las corporaciones locales se sigue reduciendo.

Según detalla el Banco de España, "el saldo de la deuda del conjunto de la Administración Central se elevó a 1,2 billones de euros en diciembre de 2020, lo que representa el 107,6% del PIB. El crecimiento de la deuda de este subsector en 2020 fue de 146.000 de euros, de los cuales 34.000 millones se deben a la reclasificación de Sareb. Por su parte, el saldo de deuda de las Administraciones de Seguridad Social se situó en 85.000 millones de euros, con un crecimiento interanual del 55,1%". 

Por lo que respecta a las administraciones territoriales, la deuda de las autonomías "creció hasta los 304.000 millones de euros en diciembre de 2020, un 27,1% del PIB, con un aumento interanual del 2,9%, mientras que la deuda de las corporaciones locales se situó en 22.000 millones de euros en el cuarto trimestre de 2020, lo que representa un 2% del PIB y supone un 5,5% menos que el saldo registrado un año antes".