Información sobre vivienda y economía

La banca, cada vez más volcada en flexibilizar las hipotecas para no quedarse con más casas

Autor: Redacción

Los bancos no quieren quedarse con las viviendas de las familias en problemas y están intentando hacer todo lo posible para buscar alternativas a las daciones en pago.

Con los balances cargados de activivos y unas filiales inmobiliarias que siguen registrando pérdidas millonarias, el sector financiero cada vez se está esforzando más en renegociar las condiciones de las hipotecas para evitar quedarse las casas de los colectivos más vulnerables.

Para comprobarlo basta echar un vistazo a los datos que ha publicado el Ministerio de Economía sobre las soluciones que se han tomado en los últimos cuatro años. En ese tiempo, justo el que lleva vigente el Código de Buenas Prácticas (CBP) bancario, un total de 31.536 familias se han acogido a estos instrumentos para aliviar su deuda hipotecaria.

De todas ellas, 24.902 han obtenido una reestructuración de su deuda (es decir, unos cambios en la hipoteca para suavizar las condiciones), mientras que otras 6.031 han optado por la dación en pago (es decir, con la entrega de la vivienda al banco para cancelar la deuda pendiente).

Con estas cifras en la mano descubrimos que desde 2012 se ha producido una dación por cada cuatro reestructuraciones. Una proporción que se ha ampliado durante el ejercicio 2015.

Economía asegura solo en 2015 se han beneficiado del CBP un total de 14.440 familias, casi un 15% más que un año antes, que en su inmensa mayoría han podido flexibilizar las condiciones de su hipoteca. En concreto, se han producido 12.252 reestructuraciones de deuda (un 26% más que un año antes) y 2.188 daciones en pago (un 22,6% interanual menos), lo que deja entrever que el peso de las renegociaciones cada vez es más elevado. Por cada entrega de una vivienda se producen prácticamente seis reestructuraciones.

Estas proporciones son bastante representativas si tenemos en cuenta que los hogares que se han beneficiado del CBP en 2015 suponen el 45% del total de familias que se han podido acoger a estos instrumentos en los últimos cuatro años.

Se amplía el Fondo Social de Viviendas

La cartera que aún dirige Luis de Guindos ha anunciado que el Fondo Social de Viviendas (FSV), que acaba de estrenar un nuevo portal web, estará activo un año más de lo previsto: seguirá operando hasta el 17 de enero del año que viene.

“Se trata de la segunda prórroga de este fondo, creado en enero de 2013 y que cuenta con una dotación de 9.866 viviendas aportadas por los bancos para dar asistencia a los hogares más vulnerables mediante alquileres reducidos (entre 150 y 400 euros al mes, con un límite máximo del 30% de los ingresos de la unidad familiar)”, agrega el documento remitido por el Ministerio.

Desde su puesta en marcha, ya se han firmado cerca de 6.110 contratos de alquiler a precios reducidos, se ha ampliado el número de pisos disponibles y también el de potenciales beneficiarios.

Ésta es otra de las maniobras que está utilizando el sector financiero para sacar rendimiento a su extensa cartera de activos inmobiliarios. Aportando pisos para el alquiler social, la banca no solo consigue recibir unas rentas periódicas, sino también intentar ayudar a las familias con menos recursos.