Información sobre vivienda y economía

Hipotecas para segunda vivienda: claves y requisitos para solicitar una

Suelen tener unos intereses más altos y de un importe menor respecto a las hipotecas para comprar una vivienda habitual

Autor: Redacción

Cuando queremos comprar una segunda residencia, por ejemplo, un chalet en el campo o una casa en la playa, lo más habitual es que necesitemos una hipoteca para financiar la operación.

Pero, al tratarse de un inmueble distinto a la vivienda habitual, conviene tener en cuenta que los intereses suelen ser más altos, que los bancos conceden menos financiación y que el plazo de amortización es más corto. Además, es necesario contar con un empleo estable, unos ingresos elevados y ahorros previos. Repasamos todas las claves a tener en cuenta sobre las hipotecas para financiar la compra de una segunda residencia: 

¿Qué se considera una segunda vivienda?

Una segunda vivienda es toda aquella vivienda que se compra con un fin diferente al de vivir en ella de forma habitual. Por lo general, podemos encontrar segundas residencias de dos tipos:

  • Vivienda vacacional: Por ejemplo, un chalet o una casa rural para pasar los fines de semana, o una casa en la playa para pasar las vacaciones.
  • Vivienda como inversión: Lo más habitual es comprar este tipo de inmuebles con el objetivo de alquilarlos y sacarles rentabilidad.

Independientemente del motivo con el que adquiramos la segunda vivienda, para el banco, esta tendrá unas características concretas que la hacen diferente a la vivienda habitual. Por ello, las condiciones en las que se va a conceder una hipoteca para este tipo de inmuebles también son distintas.

Diferencias entre una hipoteca para la vivienda habitual y una segunda vivienda

La principal diferencia entre una hipoteca concedida a una vivienda habitual y una concedida a una segunda residencia es que, para el banco, el segundo es un producto de mayor riesgo. ¿Por qué? Porque en el caso de que el prestatario tenga dificultades para pagar la hipoteca, la vivienda habitual siempre va a tener prioridad de pago frente a la segunda vivienda. En consecuencia, las hipotecas sobre segundas viviendas tienen más probabilidad de verse afectadas por impagos que las primeras.

Esto se traduce en que las características y requisitos para conceder una hipoteca a una segunda residencia van a ser más exigentes que en el caso de una vivienda habitual. No obstante, esto no significa que no se concedan. Simplemente, hará falta comparar hipotecas y buscar la que mejor se adapte a cada caso particular.

Pedir una hipoteca para segunda vivienda: claves que debes tener en cuenta

A la hora de pedir una hipoteca para una segunda vivienda, hay algunos elementos que deberías tener en cuenta. Los más importantes son los siguientes:

  • Plazos de amortización más cortos. A diferencia de las hipotecas que se conceden sobre una vivienda habitual, en el caso de las segundas residencias los plazos de amortización no suelen ser superiores a los 20 o 25 años.
  • Menor financiación. En el caso de una hipoteca sobre una primera vivienda, lo más habitual es que la financiación alcance hasta el 80% del valor de tasación. Sin embargo, en el caso de una segunda vivienda, este porcentaje suele quedarse en torno al 60 o 70% del coste total del inmueble.
  • Intereses más altos. Depende del banco y de la hipoteca pero, por lo general, los intereses de las hipotecas para segundas viviendas suelen ser más elevados que los de las hipotecas de una primera vivienda.
  • Mayor cantidad de ahorro necesario. Como consecuencia de una financiación menor, el particular que quiere adquirir una segunda residencia suele necesitar tener una mayor cantidad de dinero ahorrado para conseguirlo. Si en el caso de una primera vivienda se recomienda tener ahorrado al menos el 30% del valor de tasación, en el caso de una segunda residencia este porcentaje asciende hasta el 50%, aproximadamente.

Requisitos para la concesión de una hipoteca para una segunda vivienda

Teniendo en cuenta todo lo anterior, esto implica que los requisitos para la concesión de una hipoteca sobre una segunda vivienda suelen ser más exigentes que en el caso de la primera. No obstante, esto no significa que no se pueda acceder a este tipo de hipotecas. Simplemente, que puede ser un poco más complicado.

Algunos de los requisitos que suelen solicitarse a la hora de pedir de una hipoteca para una segunda vivienda son los siguientes:

  • Nivel de ingresos elevado: Esto se debe tanto a la necesidad de hacer frente a dos hipotecas (en el caso de tenerlas), como a la necesidad de afrontar cuotas más elevadas consecuencia de unos plazos de amortización más cortos.
  • Empleo estable: Esta es una condición común a la solicitud de cualquier hipoteca pero, en el caso de pedir una hipoteca para una segunda vivienda, todavía más, ya que es la principal garantía de que se podrá hacer frente a la devolución del préstamo en condiciones normales.
  • Garantías adicionales: Por ejemplo, usar la vivienda habitual como garantía adicional que asegure que se hará frente sin problema al pago de la hipoteca de la segunda vivienda.

Debido a que los requisitos para la concesión de una hipoteca sobre una segunda vivienda suelen ser más exigentes, es especialmente importante comparar hipotecas para encontrar aquella que mejor se ajusta a nuestras características como prestatario. Así mismo, también es importante conocer qué casa me puedo permitir teniendo en cuenta mi perfil y mis condiciones como prestatario. De esta forma, será mucho más sencillo encontrar una hipoteca para una segunda residencia.

¿Se puede pedir una hipoteca para segunda vivienda si ya tengo otra hipoteca?

La respuesta es sí. De hecho, existen hasta tres formas diferentes de hacerlo:

  • Pedir una segunda hipoteca: Es la opción más sencilla (aunque no siempre la más recomendable). En este caso, simplemente se pide una segunda hipoteca y se pagan dos cuotas al mes (una por cada una de las hipotecas contratadas).
  • Ampliar la hipoteca existente: Esta opción consiste en hacer una novación sobre la hipoteca que ya se tiene concedida y ampliar el dinero que el banco nos presta. De esta forma, tenemos acceso a la financiación que necesitamos para comprar la segunda vivienda sin necesidad de tener dos hipotecas distintas.
  • Rehipotecar la primera vivienda: En este caso, lo que se hace es cancelar la hipoteca sobre la primera vivienda y se sustituye por una nueva por un importe mayor que nos permite comprar la segunda vivienda.

Como puedes ver, pedir una hipoteca para una segunda vivienda es perfectamente posible. Solo tienes que tener en cuenta que, dada las características de esta nueva casa, las condiciones y requisitos van a ser un poco diferentes a los que suelen pedir los bancos cuando se trata de conceder una hipoteca para la vivienda habitual.

Compara las mejores hipotecas en idealista/hipotecas y resuelve tus dudas con nosotros de manera gratuita.