Información sobre vivienda y economía

Los datos más curiosos de las grandes economías mundiales en los últimos 35 años

La evolución de las principales potencias mundiales desde 1980 hasta nuestros días deja un sinfín de cifras sorprendentes. Por ejemplo, que Rusia ha crecido más que Estados Unidos y España más que Alemania, que un país mediterráneo ha encabezado el crecimiento en Europa más de la mitad del tiempo o que solo hay un avance generalizado del PIB cada tres años.

La economía mundial ya no es lo que era. La crisis ha cambiado radicalmente la tendencia que se veía décadas atrás y los países que en su día lideraron el crecimiento global hoy viven envueltos en un mar de incertidumbres y desafíos.

Basta con echar un vistazo a los datos del Banco Mundial para darse cuenta de que el mapa económico actual tiene poco que ver con el que existía en los años 80 y 90, e incluso con el del arranque del siglo. Por aquel entonces, Alemania crecía menos que España y Estados Unidos, a un ritmo más moderado que Rusia. China avanzaba a un ritmo de dos dígitos, mientras que los países del Mediterráneo, protagonistas desde 2010 de rescates, ajustes multimillonarios y de la crisis de deuda, entonces eran las locomotoras del Viejo Continente.

* Pincha aquí para ver el gráfico a pantalla completa

Éstas son las lecturas más curiosas que deja  la evolución de las principales economías mundiales en los últimos 35 años:

1. España crece más años que Alemania

A lo largo de estos 35 años, nuestro PIB ha conseguido cerrar en mejor posición que el alemán en 20 ocasiones. Se nos dio bien la década de los 80 y, sobre todo, desde finales de los 90 hasta que estalló la crisis. Y es que entre 1995 y 2007 España creció, año tras año, más que Alemania. En 2008 avanzamos lo mismo (1,1% del PIB) y en 2009 caímos menos (3,6%, frente a su 5,6%). A la vista del gráfico, el punto de inflexión fue 2010, cuando el PIB germano se repuso del golpe del ejercicio previo (+4,10%) y el español se quedó estancado en el 0%.

2. Rusia se incorpora tarde y arrasa a Estados Unidos

El Banco Mundial no tiene estadísticas de la evolución de la economía rusa hasta 1990, justo después de la caída del muro de Berlín y en pleno proceso de disolución de la Unión Soviética. Aun así, al país le ha bastado un cuarto de siglo para demostrar que su economía es capaz de crecer más que Estados Unidos. Hasta en trece ejercicios (entre 1999 y 2012), la economía rusa ha avanzado más rápido que la estadounidense. Toda una sorpresa si tenemos en cuenta que Estados Unidos es la primera potencia mundial.

3. Los países mediterráneos, reyes de Europa

Parece mentira. Los mismos países mediterráneos que detonaron en 2010 la crisis de deuda y han sido intervenidos por los acreedores internacionales en su día lideraron el crecimiento en Europa. Hasta en 20 ejercicios encontramos a Portugal, Grecia, Italia o España al frente del Viejo Continente: hasta 1998, la batuta la llevó Portugal, mientras que entre 1999 y 2007 el trono europeo se lo disputaron entre España y Grecia.

4. A China le sienta mal el cambio de década

China, castigada durante semanas en los mercados por las dudas que genera la sostenibilidad de su crecimiento, ha sido el país analizado que más veces ha crecido a lo largo del periodo analizado… y lo ha hecho sin piedad. Solamente en tres ejercicios un país le ha quitado el liderato: Portugal lo hizo en 1989; Japón, en 1990 y Rusia, en 2000. Al gigante asiático parece que no se le dan bien los cambios de década.

5. 2009, el año más negro

A pesar de que habitualmente situamos el estallido de la crisis entre 2007 y 2008, para las economías globales el año más negro sin duda fue 2009. En aquel ejercicio, en el que las bolsas mundiales marcaron sus mínimos de la crisis, solo China logró hacer crecer su PIB (lo hizo un 9,2%), mientras que Estados Unidos se contrajo un 2,8%; Japón, Alemania e Italia, más de un 5%; Reino Unido, más de un 4% y Rusia, un 7,8%.

Resulta curioso que al tiempo que las grandes economías del Viejo Continente caían más de un 4%, la contracción de España se situó en el 3,6%. Ahora bien, un ejercicio más tarde (2010), nuestra economía se estancó (registró un crecimiento del 0%), mientras que todos los demás países excepto Grecia avanzaron.

6. Solo hay crecimiento global una vez cada tres años

El crecimiento global de los países no es demasiado frecuente. Tal y como se aprecia en el gráfico solo en 12 de los 35 ejercicios se puede encontrar un avance del PIB de todos los países analizados, lo que significa que el crecimiento pleno solo se ha dado uno de cada tres años o, lo que es lo mismo, solo se ha producido en un tercio del tiempo. Estos años dorados coincidieron con la recta final de la década de los 80, 1997 y los años previos a la crisis: entre 2000 y 2007, todos los países crecieron todos los ejercicios excepto en 2003.

7. Rusia y China viven los cambios más bruscos

Si hay dos países que destacan por sus caídas o subidas esos son Rusia y China. ¿La razón? La economía rusa, por ejemplo, ha llegado a caer a ritmo de dos dígitos en varios ejercicios, siendo 1992 y 1996 los más llamativos. En dichos años, mientras el país se adentraba en un régimen constitucional, su contracción alcanzó el 14,5% y el 12,6%, respectivamente, como consecuencia de las agresivas reformas económicas y el aumento desorbitado de la pobreza y la desigualdad. Se dice que la depresión que sufrió entonces Rusia fue más grave que la desatada por el crack del 29.

Su historia nada tiene que ver con la que vivió China. El gigante asiático es el país que ha registrado las subidas más agresivas. Hasta en 15 ocasiones (esto es, más de una tercera parte del periodo analizado) su PIB ha crecido más de un 10%: en 1985 y 1993, sin ir más lejos, avanzó más de un 13%, mientras que en 1984 su expansión superó el 15%. El cambio de modelo en su economía, la inversión extranjera, las exportaciones y el aumento de la población fueron algunos de los motivos que hicieron posible el milagro económico chino.