Información sobre vivienda y economía

Scope Ratings: la burocracia y el control de los alquileres frenan la inversión inmobiliaria sostenible

Gtres
Gtres
Autor: Redacción

La agencia de calificación crediticia alemana Scope Ratings sitúa al control de los alquileres y a la burocracia como dos grandes obstáculos que están frenando la inversión inmobiliaria sostenible en Europa.

Según explica en un estudio el analista Philipp Wass, ambos factores impiden que el parque inmobiliario europeo cumpla con normas ambientales y sociales más estrictas, ya que están desalentando la financiación sostenible en el sector. Y afirma que es necesario un cambio de estrategia para que el sector público y el privado estén alineados y se pueda mejorar la calidad del parque inmobiliario y aumente la oferta de viviendas de alquiler asequible.

El analista afirma que "los procedimientos administrativos y normativos en Europa tienden a ser complicados y largos e implican una fuerte inversión. Si además se tiene en cuenta la normativa poco favorable para la inversión, que supone un dolor de cabeza especialmente para las pequeñas empresas inmobiliarias y los inquilinos, el riesgo crediticio relacionado con la normativa en el sector inmobiliario empieza a crecer".

Por eso, insiste Wass, "es muy necesario simplificar los requisitos regulatorios sobre cómo los agentes del mercado mitigan y se adaptan a las exigencias de la lucha contra el cambio climático y la mejora de la salud y la igualdad social".

En el mercado residencial, el principal escollo normativo es el control de los alquileres. Como recuerda el analista de la agencia de rating, "el desequilibrio entre la oferta y la demanda en los mercados de la vivienda en Europa, que se refleja sobre todo en el aumento de los precios de la vivienda y de los alquileres en las áreas metropolitanas, está atrayendo un control normativo mayor". Entre los ejemplos que destaca el informe se encuentran la congelación de los alquileres en Berlín en 2019 (que en abril fue declara inconstitucional), el programa de renta segura de Lisboa en 2020, el control más estricto al límite de los precios de alquiler en París en 2019 y medidas similares que se han puesto en marcha en Cataluña (una normativa contra la que el Gobierno ha interpuesto un recursdo de inconstitucionalidad). 

"El riesgo es evidente desde hace tiempo", puntualiza Wass, quien añade que "la paradoja es que los controles de los alquileres y/u otros límites a la capacidad de los propietarios para repercutir en los inquilinos los costes relacionados con la sostenibilidad y otros gastos pueden disuadir la inversión en el sector, con un efecto en cadena en la industria de la construcción, exacerbando el desequilibrio entre la oferta y la demanda en el sector residencial".

En este escenario, el experto insiste en la necesidad de una "mejor alineación e interacción entre las autoridades y los inversores para mantener y mejorar la calidad del parque inmobiliario y ofrecer viviendas de alquiler asequibles". 

La agencia de rating también recuerda que los flujos de inversión dedicada a los edificios sostenibles y/o a la vivienda social han representado hasta ahora una pequeña parte de la inversión global. En 2020, solo el 20% de las emisiones de bonos de empresas inmobiliarias europeas fueron etiquetadas como de financiación conforme a los objetivos de desarrollo sostenible (ODS), aunque en los últimos meses se está produciendo un creciente interés por los conocidos 'bonos verdes'.

Las empresas inmobiliarias europeas captaron casi 7.000 millones de euros en financiación mediante bonos verdes en el primer trimestre, entre las que destacan por ejemplo la española Aedas Homes, la checa Atrium European Real Estate, la británica Canary Wharf Group o las alemanas Deutsche Wohnen y Vonovia.

Y la previsión es que este año siga creciendo, ya que la sostenibilidad cada vez está más integrada en los mercados financieros y de inversión. Por eso apremia a reducir trabas burocráticas y riesgos regulatorios en el inmobiliario europeo.