Información sobre vivienda y economía

FMI y OCDE ponen deberes a España: más vivienda asequible y menos control de alquileres

Los países con escaso parque social, como España, deben aprovechar los fondos europeos para sumar más pisos al mercado de alquiler

Gtres
Gtres

El acceso a la vivienda de alquiler asequible mediante la construcción de vivienda social se ha convertido en tema de Estado para muchos países en Europa. Eso es lo que el Fondo Monetario Internacional (FMI) o la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) han recomendado a España, y otros, en sendos informes. Ambos organismos internacionales piden potenciar esta medida por encima de otras como el control de los alquileres o distintas ayudas.

El informe 'Estudio Económico de España' de la OCDE ha destacado la poca inversión en vivienda social en nuestro país, con apenas un 1,1% del parque de viviendas dedicado al alquiler social, uno de los peores datos de la OCDE. De hecho, la media de los países que conforman esta organización alcanza el 6%.

“Cualquier plan de incremento del parque de viviendas públicas tiene que contar con buenas reglas de gobernanza, puesto que implican “elevados costes fiscales", afirma la OCDE en el estudio.

Por su parte, el director para Europa del Fondo Monetario Internacional (FMI), Alfred Kammer, ha hecho publicas sus recomendaciones a la Comisión de Empleo y Asuntos Sociales del Parlamento Europeo en las que propone que los fondos europeos Next Generation se dediquen en gran parte a aumentar el parque de vivienda social en los Estados europeos.

Según el organismo internacional, entre 2000 y 2018 se ha disparado la presión sobre las viviendas de alquiler asequible, ya que muchos inquilinos de bajos ingresos no han podido asumir el incremento de las rentas en estos años.

Como factores predominantes de este incremento de la desigualdad y de la falta de acceso a una vivienda asequible está el incremento de los costes del alquiler que no ha ido acorde con las ganancias de los trabajadores, sobre todo entre los empleados con ingresos más bajos.

FMI: “Es probable que la pandemia empeore las cosas para los inquilinos"

"Muchas personas que alquilan tienen trabajos relacionados con las industrias de contacto intensivo, y que tienen mucho menos acceso al teletrabajo. Luego están otras que se encuentra en las primeras etapas de sus carreras con trabajos menos seguros. Recuperar esa pérdida de ingresos probablemente llevará ahora más tiempo, especialmente para aquellos empleados que necesitan hacer la transición a nuevos sectores”, aclara el director para Europa del FMI.

Para mejorar el acceso a una vivienda, sobre todo a las clases más vulnerables y los trabajadores menos cualificados, el FMI recomienda a los países europeos potenciar por un lado políticas en materia económica y laboral, pero también aplicar otras medidas por la vivienda.

“Las políticas eficaces deben incluir esfuerzos que mejoren las oportunidades de ingresos a largo plazo de los hogares con bajos ingresos y de los jóvenes, de modo que se beneficien de la transformación estructural de la economía. Ejemplo de estas políticas son mejoras en la educación y en las habilidades de los trabajadores, encaminadas a medidas efectivas en el mercado laboral, y apoyo a la movilidad para quienes cambian de trabajo y ubicación”, concreta Alfred Kammer.

Pero las medidas más inmediatas que destaca el FMI pasan por iniciativas que aumenten la oferta de viviendas asequibles de manera permanente, y subraya la enorme heterogeneidad de la vivienda social en Europa, donde hay países como España y Portugal con un bajo stock de vivienda social, menos del 3%, que contrasta con otros mucho más altos como en Países Bajos, con un 35%

“Una mayor inversión en vivienda puede crear puestos de trabajo, aumentar el stock de viviendas de alquiler asequible y facilitar la movilidad laboral. El paquete de ayudas Next Generation de la UE ofrece una oportunidad importante para tales inversiones”

En España, el Gobierno aspira a aumentar el escaso parque público residencial en alquiler con 20.000 viviendas en los próximos años, y la cesión de suelos de titularidad pública, ya sea estatal, autonómica o municipal para ponerlas a disposición de inversores privados para su explotación durante unos 75 años, la tan esperada colaboración público-privada.

También, el Gobierno mantiene la movilización de 26.000 viviendas que Sareb y la banca han cedido al alquiler social para familias vulnerables.

España necesita 1,5 millones de viviendas asequibles para evitar que los hogares se vean obligados a destinar más de un 35% de sus ingresos mensuales al pago del alquiler, según las consultoras Gesvalt y Atlas en un informe publicado recientemente.

Pero además de aumentar el parque de viviendas publicas de alquiler asequible, el FMI hace otras recomendaciones para aumentar el stock de casas en arrendamiento, como la posibilidad de imponer más impuestos a las viviendas vacías o favorecer con incentivos fiscales que los propietarios con altos ingresos inviertan en viviendas de alquiler.

En España existe un problema para identificar cuántas viviendas vacías realmente existen en el país. El último Censo de Viviendas data de 2011, y ni siquiera el Gobierno se pone de acuerdo en una declaración de los que es un inmueble vacío.

En las actuales negociaciones de la Ley de Vivienda entre los socios de Gobierno llevan debatiendo sobre la posibilidad de establecer un recargo de entre un 75% y un 200% en el Impuesto sobre Bienes Inmuebles (IBI) a toda aquella vivienda que lleve vacía los últimos dos años.

Rechazo absoluto al control de los alquileres

Ambos organismos han destacado en sus informes el resultado negativo que supondría aplicar medidas de control de los precios del alquiler a nivel nacional, algo que ya ocurre en más de 60 municipios de Cataluña.

“Si bien los controles de alquiler cumplen una función para equilibrar el poder entre propietarios e inquilinos y brindan cierto grado de certeza sobre los costes de alquiler, solo tienden a proteger a los inquilinos actuales y están asociados con una menor oferta de viviendas”, destacan desde el FMI.

De hecho, el Gobierno de coalición sigue retrasando la primera Ley por el Derecho a la Vivienda de España por el diferente punto de vista que tienen sobre cómo actuar sobre el mercado de la vivienda en alquiler.

La propuesta del PSOE a Podemos para la Ley de Vivienda en materia de alquiler va encaminada a deducciones fiscales a los propietarios por abaratar los arrendamientos, con una deducción general en el IRPF del 50%, pero que puede llegar hasta el 90%. Sin embargo, Podemos insiste en que es necesario establecer un control de precios de los arrendamientos en aquellas zonas tensionadas.

La OCDE afirma que España tiene una de las regulaciones para alquiler de vivienda más estrictas del conjunto del organismo. "Es importante valorar los beneficios esperados de regulaciones estrictas de alquiler sobre los inquilinos a corto plazo frente a los posibles efectos negativos a largo plazo", ha alertado.

Las consecuencias de un mayor control de las rentas de alquiler podría afectar a la movilidad de inquilinos, rebajar la oferta de vivienda en alquiler y, todo ello, "sin beneficiar necesariamente a aquellos hogares de mayor necesidad", concretan.

Para la OCDE, cualquier regulación del alquiler debe ser diseñada con un equilibrio entre intereses de caseros e inquilinos, creando seguridad de alquiler y animando a ofrecer vivienda a todos los grupos socioeconómicos. Ya a finales del año pasado, el FMI recomendaba directamente a España impulsar la vivienda pública en alquiler y proteger al propietario, con menos trabas burocráticas para ampliar el parque residencial y evitar la inseguridad jurídica para el sector.