Información sobre vivienda y economía

La rehabilitación sigue siendo la gran asignatura pendiente del sector constructor

El sector promotor y constructor certifica que la rehabilitación aún no ha terminado de despegar, pese a que la gran mayoría afirma que es una actividad necesaria e importante para completar la recuperación tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. Durante el Congreso Nacional de la APCE, se habló de la falta de un marco regulatorio claro, con ayudas e incentivos para hacerlo más atractivo a la iniciativa privada y a los propios ciudadanos, y de que sigue siendo la gran asignatura pendiente del sector.

El Congreso Nacional de la construcción organizado por la Asociación de Promotores y Constructores de España (APCE) ha servido para levantar el ánimo del sector, que poco a poco va saliendo de las profundidades en las que sumió tras el estallido de la burbuja inmobiliaria. Sin embargo, aún queda trabajo por hacer para recuperar la actividad constructora. Uno de los pasos para hacerlo pasa por potenciar la rehabilitación y la regeneración urbana, la asignatura pendiente del sector inmobiliario, porque pese a ‘venderse’ como una industria puntera, el parque de viviendas en España está obsoleto.

“Si el sector quiere regenerarse por completo tiene que implicarse en la rehabilitación porque es tan fundamental como la producción de viviendas”. Esta fue la idea sobre la que circuló la mesa debate sobre la rehabilitación, donde intervinieron Beatriz Corredor, antigua ministra de Vivienda en el Gobierno del PSOE y actual directora de Relaciones Institucionales del Colegio de Registradores, y José María Ezquiaga, decano del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), entre otros.

Definir un marco regulatorio estable, donde los promotores sepan a qué atenerse cuando se deciden por rehabilitar un edificio o las comunidades de vecinos conozcan claramente las ayudas y subvenciones a las que pueden acogerse si deciden mejorar las instalaciones antiguas de sus casas, es una de las bases principales para dar un empujón a la rehabilitación.

“El gobierno del PSOE intentó reequilibrar el mercado inmobiliario, entre las viviendas en propiedad y el mercado del alquiler, pero también entre la obra nueva y la rehabilitación”, afirmó Corredor. “Sigue faltando financiación y gestión para potenciar la rehabilitación”.

La exministra animó a los bancos a crear productos ‘ad hoc’ para que las comunidades de vecinos puedan financiar las obras de rehabilitación “con las condiciones de una hipoteca” pero con unas cantidades inferiores “que los bancos ofrecen como préstamo personal, con mayores intereses”.

En cuanto a la gestión propuso que los Ayuntamientos comenzarán a crear oficinas a pie de calle para ofrecer la máxima información al ciudadano, “porque cada barrio es diferente y necesita unas características diferenciadas”.

Para José María Ezquiaga, el actual modelo de rehabilitación y regeneración urbana es muy amplio por el planeamiento y gestión de las ciudades. “El término regeneración urbana es vago y amplio, porque no es lo mismo trabajar en el centro de ciudades, como por ejemplo Madrid, que en la periferia o transformar suelos en nuevos desarrollos o qué hacer con el tema de la reparcelación del suelo rústico. La operación Campamento, por ejemplo, no es un PAU más. Se trata de ámbitos muy distintos que requieren de técnicas muy distintas», destacó el decano del COAM.

Ezquiaga pidió incrementar la edificabilidad algunas zonas, para fomentar la entrada de iniciativa privada en la rehabilitación. Para el decano, se podría mejorar las condiciones de vida de las personas que ya viven allí, además de renovar el barrio, con nuevas infraestructuras y también nuevos vecinos. “Porque en los cambios también se debe tener en cuenta a las personas. Durante una rehabilitación de una vivienda, edificio, una parte clave es que las personas siguen viviendo allí”, concretó.