Información sobre vivienda y economía

Cómo se fabrica el material que te permite ahorrar hasta un 90% en tu factura de la luz

La lana de roca, un aislante térmico, acústico e ignífugo

idealista/news visita la fábrica de Rockwool, compañía líder en la producción de lana de roca, para comprobar cómo se realiza un material que puede llegar a reducir la factura de la luz de tu vivienda hasta un 90%, según estimaciones de la propia empresa. Las instalaciones ubicadas en Caparroso (Navarra) funcionan los 365 días del año y son capaces de dar salida a 120.000 toneladas al año de este aislante.

En un pequeño pueblo de Navarra se erige una empresa de origen danés que se ha propuesto abaratar la factura de la luz a los ciudadanos, entre otros propósitos. La fábrica que Rockwool ubica en Caparroso produce 120.000 toneladas de lana de roca al año y presume de más de dos décadas de experiencia en el sector. idealista/news visita la casa de esta empresa en España para comprobar como una roca basáltica (materia prima principal) se transforma en un material capaz de aislar el frío, el ruido y combatir al fuego. La fundición de la piedra es el secreto de esta receta que ayuda al inquilino de una vivienda a ahorrar en la factura de la luz

La estampa de la fábrica impresiona, sobre todo por su localización. Seis hectáreas de terreno que generan hasta 180 puestos de trabajo fijo en un pueblo con cerca de 2.500 habitantes. Un gran nicho de empleo respaldado por el Gobierno de Navarra, que en noviembre de 2019 declaró inversión de interés forestal el proyecto por el cual Rockwool pretende inyectar 4,5 millones en su planta de producción.

La bienvenida a las instalaciones corre a cargo del fuerte y gélido viento que azota a esta zona cercana a las famosas Bardenas Reales. Un recibimiento que sirve también como inspiración y motivación a esta compañía que tiene entre sus principales objetivos combatir el frío en los hogares. En este caso, el ‘enemigo’ espera a las puertas de la fábrica.

A la intemperie, pero ordenados, esperan los distintos materiales utilizados para producir la lana de roca, entre los que destaca la roca basáltica como materia prima principal. El trasiego de camiones para descargar piedras es continuo. La planta no descansa nunca y necesita abastecerse continuamente para poder alcanzar el objetivo de producción anual. Cabe destacar que el proceso de fabricación se divide en cuatro fases.

Una primera parte donde se mezclan todas las materias primas; una segunda para fundir los diferentes materiales; una tercera que es donde se conforman los filamentos y la cuarta que polimeriza los aglutinantes para generar el producto final. Pero ¿qué es en realidad la lana de roca? “Es un producto natural que proviene de la roca (basáltica) y que tras un tratamiento especial se convierte en un gran aislante”, afirma Santiago Osés, jefe de la planta ubicada Navarra. En este proceso, lo que hace Rockwool es devolver a la roca basáltica a su estado natural – la lava- para después, y en tan sólo unos segundos, volver a enfriarla a través de una “colada” continua que da como resultado lo que se denomina lana de roca.

Una receta de hora y media

Dentro de toda la cadena Osés destaca el paso donde las rocas se funden para conformar los filamentos que luego se mezclan con varios productos químicos, “porque es la parte más delicada de la fabricación”, justo antes de empaquetar el producto final. Esta ‘magia’ por la que un material tan duro como la roca basáltica se transforma en un aislante capaz de soportar grandes temperaturas sin quemarse transcurre en sólo una hora y media, según las estimaciones de la propia compañía.

Precisamente su resistencia al fuego es la mayor de las virtudes del material fabricado por Rockwool. “Nuestro punto fuerte proviene de la propia naturaleza de la roca basáltica que le otorga una gran resiliencia al fuego, que es lo que nos diferencia de otros aislamientos”, explica Osés. Aunque no es la única característica de este material. Entre ellas también destaca su gran aislamiento acústico que se puede comprobar en el showroom de la compañía y que idealista/news muestra en este vídeo.

La compañía demanda inversión en rehabilitación

Con respecto a la demanda de la lana de roca, Rockwool reconoce que la rehabilitación de vivienda ha supuesto “un gran impulso” para su material, pero que es la obra nueva y su nuevo código técnico para construir quien absorbe la gran parte de la fabricación. En este sentido, Rockwool pretende ayudar al Gobierno Central en su objetivo de descarbonizar el país.

Por este motivo, la compañía mantiene un firme compromiso con esta tarea. Y no es para menos después de los datos arrojados sobre el parque de viviendas de España -cuenta con más de 25 millones de hogares y el 60% de ellos están construidos antes del año 80 (momento en el que se comenzaron a aplicar normativas técnicas de construcción). “Estas viviendas son verdaderos sumideros energéticos”, explicó a idealista/news Albert Grau, public affaris de la compañía en España. Grau también afirmó que instalar la lana de roca “es una manera de combatir la pobreza energética que viven muchos ciudadanos”. Pero para eso no sólo se necesita una compañía que produzca el material, sino una política de rehabilitación que acompañe el desembolso que conlleva colocar este tipo de aislantes.