Información sobre vivienda y economía

Andimac afirma que el covid-19 agravará la morosidad en el sector de la construcción

Imagen de una obra. / Gtres
Imagen de una obra. / Gtres

La asociación nacional de distribuidores de cerámica y materiales de construcción afirma que la crisis generada por el coronavirus agravará los problemas de morosidad que vive el sector. “Desde el pasado jueves se ha producido una avalancha de aplazamientos de pago, de impagos en esencia”, explica Sebastián Molinero, secretario general de Andimac, a idealista/news.

El sector de la construcción se mantiene en vilo por el terremoto sanitario y económico que ha generado la pandemia del covid-19. De momento, la actividad en las obras no se ha parado porque las restricciones del estado de alarma declarado por el Gobierno Central permiten continuar estos trabajos. De todos modos, tanto Asprima como APCE han enviado una carta al José Luis Ábalos, ministro de Transporte, Movilidad y Agenda Urbana, para aclarar cuál es la situación del sector de la construcción y la promoción (en este caso, de viviendas) en este escenario de crisis. Por su parte, la Fundación Laboral de la Construcción ha transmitido a los obreros y a los empresarios una serie de recomendaciones para evitar contagios en las obras.

Bajo estas premisas, y si el Ejecutivo de Pedro Sánchez no dice lo contrario, la construcción continuará (de momento) con su actividad. Este “de momento” no sólo guarda relación con la decisión que finalmente pueda tomar el Estado, sino también con los problemas de abastecimiento de materiales que puedan sufrir algunas obras.

Molinero va más allá de este contratiempo y habla de un problema de morosidad (ya existente) en el sector. “La crisis del coronavirus agravará la morosidad en el sector. De hecho, ya ha comenzado tanto en las empresas constructoras al distribuidor como en el distribuidor al fabricante”, explica a este medio el secretario general de Andimac.

La asociación anuncia que la capacidad productiva del sector sufrirá interrupciones de entre el 70% y el 75 la próxima semana y denuncia que esto sólo agrava el incumplimiento sistemático en España de la Ley de Morosidad. En este momento, mientras que en un país con unos plazos de pago medios de 35 días la liquidez necesaria es la derivada de este shock más el riesgo de no cobrar los últimos 35 días, en España y muy especialmente en el sector de la construcción el shock de la morosidad se sitúa en torno a los 90 días (depende mucho del mix de cliente y operaciones), según datos de la asociación

“Esto significa que la liquidez suficiente para “dos meses” estimados de gran parada de la actividad (8% PIB) que anunció Sánchez en la práctica puede ser insuficiente por la morosidad latente. Y es que buena parte de lo facturado en enero, febrero y marzo aún no se ha cobrado y ahora, con este shock, representa un riesgo de impago extremo”, explica Molinero.

Por lo tanto, desde la asociación creen que es fundamental que el sector recibe liquidez lo antes posibles para no entrar en una profunda crisis que paralice las obras.  “Es muy importante que la Administración mantenga las constantes vitales de un sector un sector como es el sector productivo de la construcción, que representa en términos directos y en términos indirectos en torno al 10%-11% del PIB y que además tiene un gran potencial a la hora de reiniciar la actividad económica PIB”, afirma el secretario general de Andimac.

Además, Molinero hace especial énfasis en las consecuencias que puede acarear el colapso de esta actividad para miles de trabajadores y empresas. “Es fundamental que se dote al sistema de liquidez y se tenga en consideración el problema heredado de la morosidad por el no cumplimiento de la Ley de Morosidad, producido porque todas las administraciones han mirado a otro lado”, sentencia Molinero.