Información sobre vivienda y economía

Metrovacesa descarta construir viviendas en la antigua fábrica de Clesa y espera las primeras grúas para comienzos de 2021

Una inversión de 260 millones de euros

Proyecto de Metrovacesa para la antigua fábrica de Clesa.  / Metrovacesa
Proyecto de Metrovacesa para la antigua fábrica de Clesa. / Metrovacesa

La promotora espera obtener la aprobación definitiva del Ayuntamiento de Madrid en enero de 2020 y el de la Comunidad de Madrid a mediados de ese mismo ejercicio, según confirma a idealista/news Miguel Díaz Batanero, director de suelo de Metrovacesa. La compañía descarta construir viviendas, a pesar del cambio de color del Gobierno Local y estudia presentarse al proyecto de colaboración público-privada para rehabilitar el edificio de la antigua fábrica de Clesa (activo que ha cedido la propia empresa al consistorio madrileño). “Ya hemos montado un equipo para ver cómo podemos entrar en esta idea del Ayuntamiento”, explica Díaz Batanero.

Metrovacesa continúa con su plan para el desarrollo urbanístico para el terreno situado a escasos metros de la antigua Operación Chamartín: sin proyecto residencial y volcados en la creación de un gran ‘pull’ terciario. Dentro de este planteamiento, Díaz Batanero manifiesta que la idea es destinar un 50% del suelo al uso de oficinas y el resto dividirlo en otros negocios enfocados al ‘retail’, a las residencias de estudiantes y a los hoteles. En este sentido, el directivo afirma que ya se encuentran en conversaciones “muy avanzadas” con algunos operadores, aunque “todavía no hay nada firmado”. Poco se conoce sobre estos operadores, pero el ejecutivo sí confirma que es en el sector de oficinas donde tienen más acuerdos avanzados en estos momentos.

El terreno donde se asentará este proyecto tiene 38.000 m2 -excluyendo los 8.000 m2 cedidos al Ayuntamiento de Madrid-. En total, Metrovacesa contará con una edificabilidad de 90.000 m2 e invertirá 260 millones de euros. Con respecto a la propiedad, cabe señalar que la filosofía de Metrovacesa -desde hace tres años- no es patrimonialista y, por tanto, la idea es realizar “una desinversión llave en mano” en este desarrollo.

En lo referente a la viabilidad del proyecto, Metrovacesa se muestra muy optimista por varios motivos. Primero, porque el consistorio ha incluido la antigua fábrica de yogures en el concurso internacional ‘Reinventing Cities’ que tiene como objetivo recuperar áreas urbanas degradadas o desestructuradas. El edificio más representativo del arquitecto Alejandro de la Sota, unos 15.000 m2 de edificabilidad, se pone a disposición de la ciudad en un nuevo modelo de colaboración público-privada con el fin de desarrollar un equipamiento que combine la innovación y la cultura. Por su parte, la promotora confirma a idealista/news su intención de participar también en este proyecto para que el consistorio ya ha abierto un concurso.

Metrovacesa
Metrovacesa

Precisamente este activo es el que Metrovacesa cedió al Ayuntamiento de Madrid dentro de este desarrollo. Una cesión que estuvo cerca de romperse con el cambio de Gobierno Local. “La cesión y la aprobación parcial del proyecto se realizó en marzo, antes de las elecciones municipales. En un principio, el equipo entrante no quiso este activo, pero transcurridas tres semanas nos comunicaron que no sólo lo aceptaban, sino que además lo rehabilitarían en la mayor brevedad burocrática posible”, explica el director general de suelo de la promotora.

Precisamente la predisposición de la administración y la poca complejidad de la modificación del Planeamiento General Urbanístico de Madrid son los otros motivos por los que la compañía encabezada por Jorge Pérez de Leza confía en la aprobación y en el pronto desarrollo del proyecto.

En este sentido, los responsables del proyecto marcan las distancias con el otro gran desarrollo del norte de Madrid: la antigua Operación Chamartín. “El nuestro es mucho más pequeño que Madrid Nuevo Norte y por lo tanto la aprobación es más sencilla”, explica Díaz Batanero. Además, la ausencia de residencial y la concentración en la actividad terciaria complementarán al proyecto de DCN que proyecta más de 10.000 viviendas.