Información sobre vivienda y economía

Un antiguo silo de misiles reconvertido en un lujoso búnker por 1,2 millones

Survival Condo
Survival Condo
Autor: Redacción

Todo parece sacado de una película: un antiguo silo de misiles reconvertido en búnker solo apto para millonarios. Si ves cerca el apocalipsis o el fin de la humanidad, este parece ser uno de tus refugios, si cuentas con 1,5 millones de dólares, unos 1,2 millones de euros al cambio actual, claro. Mientras tanto, el resto de los mortales nos contentamos con ver cómo han transformado esta zona militar en una vivienda subterránea con piscina incluida.

Este búnker se presenta como un auténtico complejo de supervivencia para pasar largos periodos de tiempo en su interior. Desarrollado por el ingeniero Larry Hall, describe este edificio subterráneo como "puede ser tildado por los medios como para los locos de la supervivencia, pero en realidad es para personas exitosas, educadas y acomodadas que simplemente quieren tranquilidad en caso de un desastre natural o pandemia provocada por el hombre".

Para su creador es una de las estructuras artificiales más fuertes jamás creadas. Un búnker construido en 1960 para albergar y proteger los misiles nucleares Atlas, en plena Guerra Fría, que fue endurecido con paredes gruesas de casi 30 m de espesor.  Solo la puerta que le da la bienvenida al edificio pesa ocho toneladas y está hecha de acero blindado.

Con más de 5.000 m2, cuenta con todo lo necesario para vivir hasta el fin de los días. El complejo se extiende por 15 plantas, hasta 60 metros de profundidad y puede tener una ocupación máxima de 75 personas.

Siete plantas cuentan con varios apartamentos de lujo con tres dormitorios y dos baños. En cuanto a las comodidades, se pueden encontrar un parque para mascotas, un muro de escalada, un aula, biblioteca, gimnasio, bar y cine. Hasta tiene una piscina de agua salada, con un tobogán de agua y una cascada. Hasta cuenta con una sala de tiro.

De cara a la supervivencia, hay una tienda donde los residentes pueden comprar toda la comida que quieran, incluidos productos frescos. Esto se debe a que existe un sistema de acuicultura que se puede utilizar para criar peces como el salmón y la hidroponía para el cultivo de vegetales orgánicos como tomates, lechugas o frutas como las fresas y los arándanos.