Información sobre vivienda y economía

Qué es el derecho de uso: vivir en una casa sin comprarla ni alquilarla

Autores: @pmartinez-almeida, dani castillo

idealista/news inicia un nuevo serial de cinco capítulos para explicar qué es el derecho de uso y qué implicaciones tiene. En este primer capítulo explicamos lo que significa este modelo habitacional alternativo.

El derecho de uso es un modelo habitacional que permite acceder a una vivienda sin necesidad de comprarla ni alquilarla. En Madrid ya hay compañías como Cohousing Verde que apuestan por levantar viviendas bajo este modelo. Y la manera de hacerlo es la siguiente: crean una cooperativa que será la propietaria del edificio, en lugar de que lo sean los diferentes cooperativistas. Los socios pagan una aportación inicial y después una cuota mensual de derecho de uso.

El derecho de uso es un modelo habitacional más asequible que la compra o el alquiler y está ampliamente desarrollado en los países nórdicos. En España comienza tímidamente a desarrollarse. En Barcelona hay una cooperativa, Sostre Civic, que ha levantado varias viviendas bajo esta fórmula. Y ahora en Madrid, a través de Cohousing Verde, también hay ejemplos de casas bajo el derecho de uso. Se trata de un modelo regulado por el Código Civil español.

Leo Bensadón, socio de Cohousing Verde, señala que los socios de la cooperativa pagan una aportación inicial que pueden recuperar (con el IPC acumulado) si después deciden irse a vivir a otra vivienda. Además, pagan una cuota mensual que sí se queda en la cooperativa porque es la que permite comprar, el solar, construir el edificio y hacer frente a los gastos de mantenimiento.  

Las ventajas del modelo de uso frente a la compra es que la hipoteca la solicita la cooperativa y no cada cooperativista, con lo que el responsable frente al banco es la cooperativa. “Esto nos permite definir modelos que puedan ser más solidarios que en el día a día cuando una persona compra su casa”, señala Bensadón.

La ventaja frente al alquiler es que como socio de la cooperativa tiene voz y voto en todo lo que se define para la vivienda: desde el diseño de los espacios o de las normas de convivencia, hasta la elección de servicios comunes o la cuota que cada familia va a tener que pagar. “Cada socio tiene un poder de decisión que nunca tendrías en el caso del alquiler y, además, la aportación inicial que haces se recupera con el IPC acumulado en caso de irte de la vivienda”, recuerda Bensadón.

Ver anteriores capítulos:

2)  Entrepatios, la primera cooperativa de viviendas de derecho de uso en la capital de Madrid

3) Éste es el modelo económico del derecho de uso de una vivienda

4) Las cooperativas de viviendas en derecho de uso llegan a la tercera edad

5) Cómo el derecho de uso en la vivienda puede desarrollarse en suelo público