Información sobre vivienda y economía

La verdad sobre la ‘histórica’ sentencia que declara nulas las cláusulas suelo de las hipotecas

Autor: @RobertoArnaz

Ayer por la tarde la asociación de usuarios de banca Adicae presumía de haber acabado “con las cláusulas suelo en España en una sentencia histórica”. Sí, pero no. En esta afirmación hay más de marketing que de doctrina jurídica. En realidad, lo que ha conseguido Adicae es que el juzgado de lo Mercantil nº 11 de Madrid haya anulado por “falta de transparencia” las cláusulas consideradas abusivas de los contratos hipotecarios de la mayoría de los 15.000 afectados que había incluido en la macrodemanda interpuesta contra 101 entidades financieras, que a lo largo del procedimiento –iniciado en 2010– se han quedado en 40 después de los procesos de fusión de los bancos.

Pero, ¿por qué esta se sentencia no es tan histórica como Adicae y algunos medios de comunicación han querido vender? Básicamente porque no crea jurisprudencia y lo único que hace es analizar de manera individual cada uno de los casos y aplicarles la doctrina establecida por el Tribunal Supremo en su sentencia de 9 de mayo de 2013, posteriormente confirmada en otras a principios de 2015.

“Hay que felicitar a Adicae por la sentencia favorable”, asegura Carmen Giménez, abogada titular de G&G Abogados y especialista en cláusulas suelo, pero advierte que este es únicamente “el primer ‘round’ de un larguísimo combate de boxeo”. Además, aclara que “solo genera historia la doctrina del Supremo y de las Audiencias Provinciales cuando no se ha recurrido o no cabe recurso”.

En este sentido, tanto la asociación de usuarios de banca como las 40 entidades condenadas tienen 20 días para recurrir la decisión judicial que condena a los bancos a reintegrar las cantidades “indebidamente” cobradas desde el pasado 9 de mayo de 2013. Sin embargo, la sentencia cuenta con varios puntos negros que en opinión de Giménez generan “inseguridad jurídica”.

Un montón de ‘agujeros negros’

El fallo de la juez estima solo de manera parcial la demanda de Adicae, que solicitaba que se devolviesen todas las cantidades abonadas por las cláusulas suelo desde que se comenzaron a aplicar en 2009. De hecho, desestima la demanda interpuesta contra BBVA, Abanca y Cajas Rurales Reunidas. Además, únicamente obliga a eliminarlas cuando sean “idénticas” a las transcritas en el punto 1.3 del primer fundamento jurídico de la sentencia.

El documento judicial precisa que “por cláusulas idénticas ha de entenderse aquellas que, a pesar no de emplear el mismo texto ni las mismas palabras, sean sustancialmente iguales en cuanto a su contenido por producir el mismo efecto en cuanto a la limitación de la variabilidad de los tipos de interés”. Es decir, “no se trata de que tengan las mismas palabras, sino los mismos efectos”, explica Carmen Giménez.

Para la abogada este es el mayor agujero negro de la sentencia ya que “se han copiado tal cual las cláusulas suelo, incluidos los porcentajes de aplicación, que deberían haberse dejado en blanco”. Este ‘despiste’ deja a criterio de las entidades bancarias la anulación de esta parte del contrato y la restitución de los importes cobrados, cuando no coincidan con los que refleja el fallo.

En su escrito la magistrada apunta que “algunas de las entidades bancarias solicitan que se excluya de la presente resolución (...) a aquellos que por su especial cualificación o experiencia conozcan o tengan la posibilidad de conocer con sencillez el alcance y efectos de la cláusula suelo”.

Esto supone que profesionales como “abogados, especialistas en finanzas, empleados de banca, promotores inmobiliarios, etc...” no las verían eliminadas de su hipoteca "puesto que sería preciso realizar una valoración individualizada sobre la transparencia de las cláusulas suelo incorporadas a los contratos suscritos con dichos colectivos".

Los consumidores no adheridos a esta demanda y afectados por los Bancos condenados, podrán solicitar la supresión de su cláusula suelo, si el banco no se la quita voluntariamente, a través del procedimiento de ejecución de sentencia. Es decir, tendrán que demandar.

A la espera de la decisión de la UE

Es sorprendente que la decisión de la jueza sobre la demanda, que llevaba 10 meses vista para sentencia, se produzca apenas 20 días antes de que el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) se pronuncie sobre este mismo asunto. De hecho, muchos Juzgados y tribunales españoles han suspendido los procedimientos relativos a cláusulas suelo, quedando a la espera de la resolución que se adopte por Europa respecto a su retroactividad.

¿Por qué? Según explica Giménez, si la sentencia de Adicae no se recurre –algo muy poco probable en opinión de la experta–, “lo que decida la unión europea no sería aplicable porque las sentencias que son firmes y definitivas producen el efecto de ‘cosa juzgada’”.

La nota curiosa del fallo pasa por que la jueza no estima condena en costas, por lo que, serán los propios consumidores los que tengan que abonar los honorarios de los profesionales –abogado y procurador- que hayan contratado a través de Adicae.

Efecto en la banca

Aún sin saber si el TJUE estimará o no la retroactividad hasta 2009 en la eliminación de las cláusulas suelo, la doctrina ya establecida en España –y que supone la restitución de las cantidades abonadas desde el 9 de mayo de 2013 hasta el pasado 31 de diciembre – supondría que la banca deberá devolver 5.269 millones de euros, según las estimaciones de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Además, a esta cantidad habría que sumarle 4.474 millones si el Tribunal de Justicia de la Unión Europea tiene en cuenta que la activación de las cláusulas suelo se produjo en 2009 y ordena su anulación con efecto retroactivo.

Los expertos de AFI estiman que un 30% del crédito vivienda contaba con cláusulas suelo y que desde la sentencia del Supremo se ha suprimido una tercera parte de ese saldo. El suelo medio sería del 3% con un diferencial sobre Euribor a 12 meses del 0,8%.